El menú escolar echa una mano

J.M.
-

Los alumnos con beca de comedor reciben desde ayer el servicio con menús para que coman en casa. Los padres se acercan a los centros a por las bolsas

El menú escolar echa una mano - Foto: VÁ­ctor Ballesteros

GALERÍA

Reparto de alimentos para los alumnos con beca comedor

Yenny ha suspirado con el mantenimiento de las becas de comedor durante el Estado de Alarma. Sus tres hijas pequeñas, de 12, 11 y 8 años, estudian en el colegio público Jaime de Foxá, y su madre se acercó ayer al colegio Escultor Alberto Sánchez, también en el Polígono, para recoger las bolsas correspondientes a los menús. Como tantos padres en los 89 municipios de la provincia en los que comenzó ayer el reparto. Los progenitores deben solicitar previamente beneficiarse de esta ayuda urgente abierta solo a los alumnos con el comedor becado. «Está complicado porque hay mucho gasto. A ver cómo pagamos tantos gastos metidos en casa, sin poder salir a trabajar. Si no trabajamos, no ganamos dinero para cumplir con nuestros gastos de alquiler, luz, de todo. Cómo lo pagamos sin trabajo», reflexiona este mujer que representa la situación de miles de españoles.
Un grupo ‘whatsapp’ formado por las madres del colegio sirvió como advertencia de que la Junta retomaba el servicio de comedor con el reparto de la comida en los colegios para que los menores coman el menú en casa. Entre las doce y las dos de la tarde, los padres pueden acercarse a los colegios designados. Por ejemplo, Yenny tuvo que ir al Escultor Alberto Sánchez porque en poblaciones grandes como Toledo se agrupa los servicios de varios centros en uno.
Raquel, con mascarilla y guantes, fue una de las primeras en recoger la comida para sus dos hijos, que están matriculados en el colegio público Gómez Manrique. El jueves tendrá que volver para la tanda siguiente de la semana. «Está muy bien porque, por lo menos, es una ayuda que tenemos. Nos viene muy bien para los muchachos», afirma esta madre, que tiene otro hijo estudiante en un instituto. Además, cuenta que se ha quedado sin trabajo. «Era todo para mis niños. Y los pagos ahora, no sabemos lo que va a pasar» Tanto yo como mi marido. Ninguno de los dos», asevera a la salida del colegio público Escultor Alberto Sánchez.
Tanto Yenny como Raquel han recibido las bolsas con la comida de una trabajadora, que va totalmente enfundada con traje de protección. Con cuentagotas, los padres se acercaban al vestíbulo del centro público para llevarse los menús a casa. En cada bandeja, figura escrito el contenido. Todo ello lo observa el delegado provincial de Educación, José Gutiérrez, quien supervisó el reparto de la comida en este y en otros centros.
Al colegio público Escultor Alberto Sánchez, acudían los padres de alumnos con becas de comedor del 50 por ciento y del 100 por ciento de este centro, del Gómez Manrique y del Jaime de Foxá. «Hemos centralizado en seis puntos en toda la ciudad de Toledo para los alumnos becados de públicos y concertados», explicó Gutiérrez, quien detalló que las bolsas van cargadas con los menús de lunes, martes y miércoles, y el jueves recogerán los de este día y el viernes.
Esta medida se extiende a los centros con comedor y con al menos una solicitud. La mayoría de las empresas de cáterin habituales dan este servicio ahora. «Es una iniciativa viva, y más después de alargarse el Estado de Alarma, por eso los alumnos pueden seguir poniéndose en contacto  con los equipos directivos para incorporarse», afirmó el delegado, quien señaló que hasta ayer antes de las 12 horas han actualizado datos de familias para se beneficiaran de los preparados aunque el plazo máximo había vencido el día 20.