Un pleno aplazado y una corporación por desvelar en Chozas

Álvaro de la Paz
-

El alcalde Antonio Antúnez suspende hasta mañana la sesión en la que se escenificará la ruptura con el PSOE y el nuevo acuerdo con el PP. Lo hizo por la presencia de las cámaras de CMMedia

Un pleno aplazado y una corporación por desvelar en Chozas

El pleno municipal de Chozas de Canales previsto para la mañana de ayer quedó suspendido por decisión del alcalde. Antonio Antúnez decidió suspender la sesión prevista  por la presencia de las cámaras de CMM y trasladarla hasta mañana. Será a partir de las 10.00 horas cuando los vecinos conozcan los detalles del nuevo equipo de Gobierno municipal que regirá, si no media otro giro imprevisto más, los destinos de su localidad hasta mayo de 2023. La principal novedad de la corporación entrante será la incorporación de los cuatro concejales del PP junto a los tres ediles de Queremos. Los cuatro representantes de la formación conservadora remplazarán en las funciones ejecutivas a los tres ediles del PSOE que fueron cesados por el alcalde el pasado 8 de enero.
Antúnez gobernó Chozas de Canales bajo las siglas del puño y la rosa durante más de dos décadas. La popular Ana María Baltasar, por su parte, ha sido la alcaldesa de la localidad en la pasada legislatura y encabezó la candidatura de este partido en mayo de 2019 buscando la reelección: aunque su lista fue la más votada, el pacto entre Antúnez, integrado en la plataforma municipal Queremos desde 2015, y el PSOE alumbró un Ayuntamiento de coalición en el que ambos partidos prometieron repartirse el sillón rector a mitades: los dos primeros años serían para Antúnez y los dos siguientes disfrutaría el bastón de mando la socialista Pilar Fernández.
El acuerdo, sin embargo, ha durado poco más de medio año. La decisión de Antúnez de prescindir de los tres ediles socialistas evidencia el escaso recorrido de un pacto que ha descarrilado sin haber cubierto apenas etapas. Fernández y los tres ediles del PSOE que se han visto forzados a abandonar la Junta de Gobierno ya no detentan concejalía alguna ni disfrutan de las respectivas asignaciones económicas. «Nos ha traicionado. No ha cumplido nada de lo firmado, no lo ha cumplido desde el minuto uno». La edil socialista no ya será proclamada alcaldesa en junio de 2021 como preveía el pacto suscrito la pasada primavera con Antúnez, hoy papel mojado.
«Pensábamos que el acuerdo era lo mejor para el pueblo y la gente nos lo pedía. ‘Pacta con él’, me decían los vecinos. Entre sus votantes son mayoría los socialistas porque ha estado muchos años en el partido», añade Fernández sobre la decisión de pactar con quien les ha cambiado estos días por el PP.
Los choceros conocerán mañana la composición del nuevo equipo de Gobierno municipal y el reparto de áreas. La corporación estará formada por los tres ediles de Queremos y los cuatro del PP. Los recién llegados asumirán las concejalías correspondientes con las consiguientes retribuciones. Se desconoce qué cartera ocupará cada cual y cómo se distribuirán los cargos. Preguntada por este medio, la máxima responsable popular, Ana María Baltasar, ha eludido ofrecer detalles sobre el acuerdo con Antúnez y ha emplazado a quienes quieren saber al pleno de mañana. La exalcaldesa tampoco ha respondido acerca de la posibilidad de que ella misma pueda asumir el poder en el municipio mediada la legislatura.
UN ACUERDO QUE POCOS CONOCEN. Tanta opacidad preocupa entre los vecinos y también al PSOE, partido que estrena oposición tras su abrupta salida del Ejecutivo. «Sus propios votantes están muy indignados», dice Pilar Fernández sobre una parte significativa de quienes depositaron la papeleta de Queremos en las urnas el pasado 26 de mayo. La tensión que se respira en el municipio se hizo evidente en el pleno interrumpido de ayer: decenas de choceros mostraron su malestar con una situación, la de la inestabilidad política, a la que no son ajenos en los últimos años. La sesión constitutiva de 2015, en la que Baltasar fue investida alcaldesa gracias a un acuerdo a tres -que sumó la representación del PP a las del PSOE y Cs-, generó un fuerte malestar entre algunos vecinos que consideraron tan inusual acuerdo como un ardid poco democrático frente al Queremos de Antúnez, entonces formación más votada.
El nerviosismo reinante en el salón de plenos, donde acudieron varias decenas de vecinos, y la presencia de una cámara de la televisión autonómica propiciaron la decisión del alcalde de no celebrar la sesión y dejarla pendiente hasta mañana. Sobre Antúnez pesó una inhabilitación de varios años ya cumplida. La gestión de Baltasar (PP) en la legislatura pasada se apuntaba como uno de los objetivos del bipartido ya extinto. Le «exigimos una investigación al respecto y se ha negado a ello», explicó Fernández el pasado día 17 a La Tribuna.
Asimismo, la portavoz del Grupo Municipal Socialista, Pilar Fernández, calificó de inaceptable y un ataque al derecho a la información que Antonio Antúnez haya suspendido la sesión plenaria a los 30 segundos de haberla iniciado porque los periodistas de CMMedia presentes en la sesión hayan defendido su derecho a informar negándose a abandonar el salón de plenos como les exigía con malos modos el alcalde al comienzo de la sesión.