scorecardresearch
Alejandro Bermúdez

Con los pies en el suelo

Alejandro Bermúdez


¿Le tiene cogido Mohamed a Sánchez por el Pegasus?

06/05/2022

¡Esto es transparencia y lo demás aguas procelosas! Nos dicen quiénes son los espías, dónde viven, y además tienen que pedirnos permiso para espiarnos porque si no se rompe la baraja. Porque solo faltaba que nos espiaran sin nuestro permiso y nos pescaran despeinados.
Lo de Sánchez con 'Pegasus' es una representación más del programa de espectáculos que nuestro gobierno nos brinda cotidianamente. Iba a decir también gratuitamente, pero no, porque bien carito que nos sale el reparto de actores al servicio de la Moncloa que llaman gobierno.
Este hombre es como los niños, está continuamente buscando un charco en el que zamparse hasta las orejas. No pierde una sola ocasión de enseñarnos sus 'burriagas' (no lo busquen en el diccionario que no viene).
Como no ve más allá de su Falcon, no tiene la menor idea de lo que para un país son sus servicios secretos. Como solo le preocupa seguir usando el colchón que con tanto esmero eligió para su aposento 'monclovita' (tampoco está en el diccionario) no le importa poner en jaque este esencial servicio del Estado con tal de justificarse ante quienes le sujetan la poltrona. El problema es cuando uno se rodea de quienes tienen como objetivo destruir el país que gobiernas…
Con su reconocimiento de haber sido espiado para igualarse en desgracia a los separatistas, no se da cuenta de que puede llevarnos a preguntar quién a tal se atreve y, pensando, pensando, llegamos a sospechar, por ejemplo, que pueda ser alguna potencia o menos potencia, extranjera. Y mire usted por dónde el punto de mira se para, por ejemplo, en Marruecos. Y mire usted por donde seguimos cavilando y reparamos en el cambio de dirección que don Pedro ha impuesto con respecto al Sahara, siendo un progre como es. Nos da por pensar lo que puede haber ocurrido para que, sabiendo que se enfrentaría a sus colegas progres, que enfadaría muy mucho a sus compadres polisarios y que incluso pondría en riesgo el suministro de gas a España, ahora que nos matamos por un metro cúbico de gas, da la espalda a los saharauis y a Argelia y se entrega incondicionalmente a Marruecos. Y mire que seguimos maquinando, y nuestra natural malicia nos lleva a relacionar el pinchazo de su teléfono, atribuido por muchos a Mohamed, con este cambio, sería imposible que no nos preguntáramos qué sabrá el soberano marroquí de Pedro Sánchez para que haya cambiado tanto y en tan poco tiempo… Las respuestas que nos podemos dar no pueden ser halagüeñas para él.
De cualquier forma, se piense lo que se piense, lo que no tiene duda es que ningún mandatario extranjero se va a pegar por su proximidad, porque todos los virus se pegan, incluso el informático y quién más quién menos se guardará de ello. Estoy seguro que Biden ya ha prohibido que acerque a él ni a nada que pueda poner en peligro la seguridad de su país. Porque ningún país que se precie puede reconocer públicamente sus debilidades. Vean el ejemplo de los carros rusos: parece que tienen un problema de diseño que los hace vulnerables. Parece que esto lo sabía la OTAN. Sin embargo no se les ha ocurrido advertirlo para que lo corrijan… ¿Por qué Pedro Sánchez descubre su debilidad sin ningún pudor?