La Muestra anual de Arquitectura cobra forma virtual

A.D.M.
-

El rector de la Universidad de Castilla-La Mancha, Miguel Ángel Collado, presidió un año más, como viene haciendo desde 2011, una nueva edición de la Muestra de Arquitectura Española Contemporánea (MAET)

El audiovisual, proyectado a través de la plataforma Microsoft Teams, incluyó explicaciones de profesores, reuniones de alumnos y parte de su día a día

Más de doscientos alumnos y profesores de la Escuela de Arquitectura participaron el pasado jueves en una nueva edición de la Muestra de Arquitectura Española de Toledo (MAET), un encuentro anual celebrado desde 2011 en el Edificio Lorenzana y que ahora ha tenido lugar por primera vez de manera virtual.
La reunión, encabezada por el director de la Escuela, Juan Ignacio Mera, contó con la presencia del rector de la Universidad de Castilla-La Mancha, Miguel Ángel Collado, y de la vicerrectora de Internacionalización y Formación Permanente, Fátima Guadamillas. También participaron el director de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de San Sebastián, Juan José Arrizabalaga, y el director de la Bienal Internacional de Arquitectura de Euskadi (MUGAK), así como el exdecano del Colegio de Arquitectos de Madrid, José Antonio Granero, y el presidente del Colegio ciudadrealeño, Teodoro Sánchez, entre otros representantes institucionales y profesionales.
La reunión virtual incluyó la presentación audiovisual de los ejercicios realizados por alumnos de distintos cursos, así como una somera exposición de los proyectos de fin de carrera realizados por los más mayores. El discurso inaugural del MAET 2020 fue pronunciado por el profesor Carlos Asensio-Wandosell, quien leyó un conocido texto de Denise Scott Brown y Robert Venturi acerca de la arquitectura funcional. 
Varios de los ejercicios, prácticas y proyectos giraron alrededor de las ciudades de Toledo y Cuenca, pero también de Praga, dado que la Escuela tenía previsto haber realizado este curso su viaje de estudios anual a la capital checa. También hubo guiños a iniciativas como las emprendidas en la localidad toledana de Quero o alrededor de la casa-patio como tipología arquitectónica. 
«La Escuela de Toledo no nació con la intención de sobrevalorar lo internacional, como se ha hecho en demasiadas ocasiones. Se trata de un centro que persigue que la gente de aquí valore lo que tiene aquí», manifestó su director.
El rector expresó su satisfacción por que la Escuela no haya detenido su actividad durante el confinamiento, a pesar de la «nostalgia» de la comunidad universitaria por volver al Campus (especialmente en el caso de la Escuela de Arquitectura de Toledo, cuyo proyecto de nueva sede, en la Fábrica de Armas, fue presentado por Miguel Ángel Collado el pasado mes de febrero). La vicerrectora, por su parte, animó a la Escuela a seguir realizando su «importante trabajo de dinamización» universitaria, que se extiende a otras facultades toledanas, como la de Humanidades y las que comparten instalaciones en el Campus Tecnológico de la Fábrica.