El informe del POM aboga por densidad residencial media-alta

C.S.Jara
-

El estudio que propone soluciones para adaptar el Plan de Ordenación Municipal considera que el modelo residencial propuesto en éste es insostenible en términos medioambientales, económicos y, sobre todo, sociales

El informe del POM aboga por densidad residencial media-alta

El modelo de baja densidad residencial propuesto en el actual Plan de Ordenación Municipal ha quedado desfasado y hoy sería insostenible. Es una de las premisas recogidas en el Informe sobre la Adecuación del Planeamiento General de Talavera a la Realidad socio-económica actual y al marco legislativo vigente». Un largo título bajo el que se recogen las propuestas de la consultora especializada en planeamiento y gestión urbanística ‘PAU Urbanismo, SLP, que en octubre de 2019 recibió el encargo del Ayuntamiento de analizar que podía quedar en pie del POM aprobado en 2010. Estaba claro que había que dar un baño de realidad a un documento que se había desarrollado en torno a la idea de soterrar la línea de alta velocidad y extender la ciudad hacia el norte, más allá de las vías del ferrocarril, rompiendo así la configuración cada vez más alargada de una ciudad que desde hace décadas solo ha crecido hacia el este, en dirección a Madrid, o hacia el oeste, en dirección a Extremadura.
La crisis económica de 2008 dio un baño de realidad a las aspiraciones de un urbanismo amable, con mucho desarrollo residencial horizontal basado en viviendas unifamiliares, uno de los emblemas del Plan de Ordenación, junto con la superación de las barreras del ferrocarril. El cambio de paradigma económico ha hecho el resto y empuja e repensar un modelo de ciudad pensado para un urbanismo de crecimiento y vacas gordas.
El informe de PAU Urbanismo deja muy claro que la realidad está muy alejada de lo que se diseñó en su momento. Sobre el soterramiento  del tren y el desarrollo de la ciudad hacia el norte del futuro trazado de alta velocidad deja claro que diez años después de la aprobación del POM faltan realidades para sostener ese proyecto:  «Debido a la incertidumbre de su ejecución no parece procedente ni prudente establecer plazos en el nuevo POM», señala. 
El segundo mito que desmonta es el del desarrollismo y considera la oferta de suelo desproporcionada, tanto por el cambio en las previsiones demográficas como por la realidad socio-económica. Tras una década de vigencia casi nada de lo planificado se ha cumplido: «La oferta de los suelos urbanizables previstos en el POM se han desarrollado en una ínfima parte en el plazo 2010-219», señala el informe sobre los nuevos desarrollos previstos.
Pero en lo que carga más las tintas es en el modelo de desarrollo de baja densidad residencial y el  modelo residencial expansivo que se contemplaba. Lo considera insostenible en términos medioambientales, económicos y sociales. Por una parte, recuerda que  conlleva el desarrollo de grandes redes de servicios y elevados costes de implantación, mantenimiento y conservación. Lo considera «un modelo de desarrollo urbano claramente insostenible» y, además, no tendría demanda en la actual situación de la ciudad: «Insostenible en términos sociales por su inadecuación a las rentas familiares disponibles, tanto en la actualidad como en un futuro próximo», sentencia con especial rotundidad el equipo redactor. 
En lugar de eso, aboga por un modelo de desarrollo que se caracterice justo por lo opuesto, por la verticalidad, que explica en estos términos: «Por la media-alta densidad residencial para los nuevos desarrollos urbanos, característica propia de la ciudad compacta occidental y mediterránea». 
 Contemplar suelo para nuevas dotaciones en los barrios que no forman parte del núcleo central de la ciudad y mejorar sus espacios públicos son aportaciones que no considera incluidas en el POM original. 
El debate se abrirá esta tarde en la jornada que el Colegio de Arquitectos ha programado sobre la situación del Plan de Ordenación Municipal, donde seguro que saldrán las ideas contenidas en un documento que también hoy pasa por la Junta de Gobierno Local.
El informe sobre el POM es previo a otra crisis, la actual, que ya que la última reunión se celebró justamente el 10 de marzo, pocos días antes de que se declarara el estado de alarma. Es solo un documento inicial que quizás haya que revisar en profundidad mucho antes de lo que se esperaba.