El Mercado de San Agustín abrirá sus puertas la segunda quincena de mayo

i. g. villota | TOLEDO
-
El Mercado de San Agustín abrirá sus puertas la segunda quincena de mayo - Foto: Yolanda Lancha

Las obras del inmueble están al 90 por ciento de ejecución, únicamente a falta de los «acabados». El edificio contará con un total de 23 espacios gourmet distribuidos en cinco plantas

igarciavillota@diariolatribuna.com

La mayoría de las capitales de provincia tienen uno y Toledo está a punto de estrenar el suyo. El Mercado Gourmet de San Agustín, ubicado a escasos metros de la plaza de Zocodover, abrirá sus puertas la segunda quincena de mayo, con un ligero retraso sobre la fecha inicial prevista. El hostelero Eugenio Escalona, uno de los miembros de la empresa Gastrozoco SA, promotora del proyecto, aseguró que las obras se encuentran en la actualidad al 90 por ciento de ejecución, únicamente a falta de los «acabados», a pesar de que a primera vista parezca que queda más por ejecutar, ya que falta «la parte más vistosa», dijo.
La singularidad del proyecto y su situación privilegiada junto al Palacio de Congresos y el remonte mecánico de Safont, pueden convertir al establecimiento en un referente para toledanos y turistas, potenciado por las sinergias creadas además gracias al Año Greco.

Cinco plantas de experiencias. El mercado contará con un total de 23 locales comerciales distribuidos en cinco plantas. Las vinotecas, explicó Escalona, tendrán su sitio en el sótano. Mientras que nada más entrar, en la planta baja, los clientes se encontrarán con «la zona del producto», que contará con una panadería, un espacio de embutidos, un rincón gourmet, una zona de la huerta, un local de postres y un bar-café.
La primera planta tendrá el atractivo del ‘show cooking’, es decir, de la cocina en directo, destacó Escalona. Además, incluirá una marisquería, una zona de fritos y sartenes y otra de asados y parrillas.   Mientras tanto, la segunda planta será la de restauración, donde los clientes podrán sentarse en un restaurante o una hamburguesería, y en la tercera planta se instalará la terraza chill-out para tomar desde un café a una copa.

La obra. Escalona comentó que las obras de ejecución del mercado han contado con dificultades, sobre todo en la parte de las instalaciones, al tener que convertir dos antiguas viviendas en un gastromercado. En cualquier caso, añadió que al proyecto en la actualidad únicamente le quedan los remates.
Respecto a los restos arqueológicos aparecidos, aljibes y bóvedas, destacó que «quedarán visibles» con el objetivo de convertirlos en «un punto de atracción más» que aportará «valor añadido» al nuevo establecimiento de ocio del Casco.
La fachada «mantiene la estructura de ladrillos original», mientras que los miradores se han renovado, explicó, añadiendo que la instalación del llamativo jardín vertical exterior, de unos 50 metros, ya ha comenzado.
 
Puestos de trabajo. Escalona subrayó hace unos meses el carácter «dinamizador» que tendrá este proyecto, que supondrá la creación de entre 120 y 150 puestos de trabajo, a los que se sumarán otros muchos indirectos, algo de gran importancia en un momento como el actual.