Toledo recaudará 2,1 millones en multas, un 110% más

MG
-

Los ingresos previstos por sanciones de la ordenanza de circulación resultan llamativos, puesto que se contempla una subida de 600.000 euros. Las infracciones urbanísticas no superan los mil euros

Toledo recaudará 2,1 millones en multas, un 110% más - Foto: David Pérez

Un buen pellizco todos los años y en 2019 la recaudación por multas trae una gran noticia al Ayuntamiento porque se disparará un 110% en relación a 2018. En principio, el borrador de los presupuestos apunta que las arcas municipales ingresarán 2,1 millones de euros a lo largo del ejercicio únicamente por las multas derivadas de la ordenanza de circulación. La cifra resulta muy llamativa porque es la primera vez que las previsiones incluyen un margen tan amplio. Los técnicos lo han calculado así, pero quizá haya que esperar a que se agote 2019 para comprobar si realmente las cifras se ajustan a la realidad.
Las multas suelen avivar muchas quejas ciudadanas y en el caso de que el Ayuntamiento obtenga un 110% más que este año se pueden multiplicar por su supuesto afán recaudatorio, aunque también es cierto que la normativa está para cumplirla y para respetar las normas de circulación.
Según los datos manejados otros años, la recaudación estimada en multas no concuerda, ya que en 2017 los ingresos reales fueron de 1,5 millones de euros, 600.000 euros menos que las previsiones de 2019. Además, este año todo indica que no superará el millón de euros, aunque aún es pronto para calcular las cuentas al detalle y habrá que esperar a conocer la liquidación presupuestaria de este año, que estará lista en primavera, para comprobar si finalmente la recaudación se ajusta a las previsiones iniciales.
En cualquier caso, la estimaciones de 2018 pueden pecar de prudentes si se tiene en cuenta que ya en el año 2014 el Ayuntamiento recaudó 1,6 millones de euros en multas de tráfico, el triple de lo presupuestado inicialmente.
A estos ingresos adicionales previstos también hay que sumarles los que podrían entrar derivados de la grúa municipal. En principio, los técnicos municipales calculan otros 385.000 euros, la misma cuantía que este año. Asimismo, en los ingresos también figuran otras multas y sanciones aunque la cuantía es insignificante comparada con las que se derivan de la ordenanza de circulación. En este caso, las infracciones urbanísticas no dejarán más de 1.000 euros y otras, de las que no se especifica su origen, podrían aportar 15.000 euros, 14.000 euros más que lo presupuestado para 2018.
recaudación de la ora. El estacionamiento regulado de vehículos, que desde hace relativamente poco corre a cargo de Eysa, también incrementa los ingresos todos los años. En principio, el Ayuntamiento podría obtener alrededor de 1,9 millones de euros, puesto que se ha abaratado la concesión respecto al contrato anterior con Dornier, puesto que llegó a pagar más de 2,2 millones de euros, tal y como refleja la liquidación de 2017, y ahora estima un gasto de 1,8 millones de euros, casi 400.000 euros menos.
Pese a todo, los ingresos en general pierden fuerza cuando se incluyen otros gastos relativos al tráfico y las multas, ya que hay que tener en cuenta el coste de 648.088 euros del servicio de grúa, que se encarece un 39,4% en comparación con 2018, y el abono a la Empresa Municipal de la Vivienda (EMV) de 425.000 euros por la gestión del cobro de las multas, una buena fórmula que permite cierto ahorro porque no se repercute el IVA. Además, se estima que se producirá un ahorro en notificaciones por la modernización del servicio.
Si bien, a la empresa municipal esta encomienda de gestión, que se pactó en 2015 y se puso en funcionamiento a principios de 2016, le ha supuesto un desembolso extra de más de 250.000 euros en aplicaciones informáticas, terminales y otro material para adaptar y modernizar el servicio.