La obra pública como motor económico

Redacción / Toledo
-

La alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón, visitó ayer las obras de la biblioteca del Polígono recordando la figura del fallecido arquitecto municipal, Ignacio Álvarez Ahedo, y apostando por la obra pública como generadora de empleo

La obra pública como motor económico - Foto: Yolanda Lancha

La alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón, visitó ayer las obras de remodelación iniciadas esta semana en la Biblioteca pública del barrio de Santa María de Benquerencia que supondrán una rehabilitación integral de este espacio con la mejora de sus instalaciones por valor de 683.659 euros y cuyas obras tendrán una duración aproximada de seis meses.
La alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón, ha iniciado sus declaraciones aludiendo a la figura del que fuera arquitecto municipal, Ignacio Álvarez Ahedo, recientemente fallecido en la capital regional y que trabajó en este proyecto y ha destacado la apuesta de su gobierno por «la obra pública como motor económico y generador de empleo».
Además, tal y como ha mantenido la primera edil, «el Ayuntamiento impulsará así el proceso de recuperación para reactivar la economía dentro del ámbito público y promover la salida de esta crisis a la mayor brevedad posible».
El proyecto de rehabilitación y mejora de la Biblioteca de Santa María de Benquerencia cuenta con un 80 por ciento del montante total proveniente de los Fondos Europeos de Desarrollo Regional (Feder) a través de la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible e Integrado (EDUSI) y prevé la actuación sobre los cerca de 3.000 metros cuadrados de superficie de este centro, que fue proyectado a finales de los años setenta e inaugurado en 1982 como Centro Cívico de este sector residencial de la ciudad.
La rehabilitación prevé hacer frente a la degradación que presenta este “edificio emblemático, que utiliza mucho el barrio y que cuenta con un premio de arquitectura”, si bien ahora precisa de la renovación y mejora de las instalaciones, ya que presenta importantes deficiencias especialmente en la instalación eléctrica y la climatización, tal y como ha explicado Tolón.
El edificio tiene cinco niveles. Uno bajo rasante, tres plantas de uso sobre rasante y una cuarta altura exterior en la que se sitúan las terrazas accesibles cubiertas por tres bóvedas de cañón en cada uno de los cuatro brazos de la cruz.
Su estructura, cerramientos principales, así como las mencionadas bóvedas se construyeron en hormigón armado, completándose los cerramientos y el gran lucernario central con carpintería metálica y policarbonato. Según ha detallado la alcaldesa, la nueva propuesta incluye una intervención en la climatización, instalación eléctrica, sistemas de seguridad, nueva distribución de salas, aprovechamiento de la luz natural y un avance significativo en el ahorro y la eficiencia energética.
Además, cabe destacar la importante apuesta por la accesibilidad y la eliminación de barreras arquitectónicas en este espacio, que llevará asociado la construcción de rampas en el interior. Además, para compartimentar los espacios, permitiendo el paso de luz desde las cristaleras exteriores y generando un espacio más abierto, se proyectarán paneles de vidrio que aíslen los espacios y actualicen la percepción del espacio ampliándola y consiguiendo de esta manera que la biblioteca sea más fácil de controlar por el personal que trabaja en el edificio y que sea posible abrir el mayor número de salas de manera simultánea.