PSOE y PP logran dos diputados por Toledo. Cs y Vox, uno

C.S Jara
-
PSOE gana con un escenario multicolor del que sale Podemos

Ciudadanos y Vox consiguen sendos diputados por la provincia y relegan a Podemos a quinta fuerza política. Los 'populares' pierden la mitad de su apoyo electoral, pero consiguen conservar el segundo diputado

La provincia de Toledo estrena un mapa político cuatricolor, inédito hasta ahora. Las urnas otorgaron la victoria al PSOE, castigaron al PP y dieron entrada a Ciudadanos y Vox que consiguen sendos escaños en el Congreso en representación de la provincia. El color morado estará ausente de ese mapa, ya que Podemos pierde el diputado  toledano que había conseguido en 2016. Hay que remontarse a 1993 para encontrar otra victoria del PSOEen unas elecciones generales en Toledo, y entonces fue por apenas dos décimas sobre el PP. La candidatura encabezada por Sergio Gutiérrez logró ayer, con el escrutinio al 99,86%, esa primera posición con un 31 por ciento de los votos, cinco puntos más de lo que consiguió en los comicios precedentes, una distancia que parece haber arañado directamente al voto de la otra formación de izquierdas, Unidas Podemos. Con estos resultados el PSOEobtiene dos escaños y  Esther Padilla será la otra parlamentaria socialista en la carrera de San Jerónimo.
Una participación elevada, que alcanzó el 78,39 por ciento casi siete puntos por encima de las anteriores elecciones, favoreció a los socialistas como primera fuerza política, mientras que las urnas confirmaron la fragmentación a la izquierda del PSOEque habían vaticinado todos los sondeos. La opción representada en la provincia de Toledo por Vicente Tirado y Carmen Riolobos ha conseguido resistir y dejar su pérdida en un diputado. El dato no traduce con fidelidad el batacazo que ayer sufrió el PPen una provincia en la que había ganado con soltura desde 1996. Su apoyo electoral ha caído a la mitad, con un 21,9 por ciento de los votos, frente al 43,6 que obtuvo en 2016 y mucho más lejos aún del 57 por ciento de sufragios que llegó a obtener en las generales de 2011.
Por parte de Ciudadanos, el barcelonés Juan Carlos Girauta conseguirá sentarse en el Congreso de los Diputados. La formación naranja no se quedó muy lejos de alcanzar representación en la anterior cita electoral y ayer su entrada estuvo clara desde los primeros instantes del escrutinio electoral. El partido de Albert Rivera escala a la tercera posición de la tabla política, con un apoyo que supera el 17 por ciento de los electores, que mejora en cuatro puntos los resultados electorales de 2016.
Las urnas han confirmado también el apoyo de los toledanos a Vox, cuyo secretario nacional de Comunicación, el talaverano Manuel Mariscal, se convierte en diputado por su tierra. Los de Abascal han confirmado las buenas expectativas que les ofrecían los sondeos, y se sitúan a poca distancia de Ciudadanos con el 16,8 por ciento de los votos. La subida se consigue partiendo prácticamente de cero, ya que en 2016 apenas les votaron un millar de toledanos.
Los augurios también se han cumplido con Unidas Podemos, que pierde la representación que ostentaba por la provincia. Teresa Arévalo, la cabeza de lista por la provincia en estos comicios, no ha podido revalidar el escaño que hace tres años obtuvo Gloria Elizo. Con una pérdida de cuatro puntos, Unidas Podemos consiguió ayer el 10,5 por ciento de los sufragios y queda relegada a quinta fuerza política, por detrás de Cs y Vox.

PSOE gana con un escenario multicolor del que sale Podemos
PSOE gana con un escenario multicolor del que sale Podemos