El ángel de la guarda de Elena

I.G.Villota
-

La biblioteca regional alberga una charla centrada en la historia de superación de Elena López, con parálisis cerebral desde que nació y secretaria de la asociación Ademto. Lahomenajeada hizo lo propio con el consejero Ángel Felpeto

La psicóloga Noelia Melgar centró su conferencia en el caso clínico de Elena, con la que actualmente trabaja en Ademto. - Foto: Víctor Ballesteros

«Mi corazón está lleno de gratitud». Con estas palabras resumía Elena López su vida. Una vida difícil, muy dura, conviviendo con la parálisis cerebral provocada por una negligencia médica en un parto con forceps. «Si me caigo, me levanto, mamá», comentó ayer cuando se disponía a subir al estrado de la sala de conferencias de la Biblioteca de Castilla-La Mancha. Salir adelante siempre es su máxima. Aún cuando su movilidad se ha visto sustancialmente reducida tras el diagnóstico en 2018 de una estenosis lumbar que ha limitado su autonomía y provocado un intenso dolor. Una historia de superación que centró ayer la iniciativa ‘Café con psicología’, organizada por el Colegio de Psicólogos y la Biblioteca regional.
Elena siempre ha tenido claro que tenía que luchar. Al menos desde la adolescencia. Y si hay alguien que se lo enseñó ese es Ángel Felpeto, el actual consejero de Educación y Cultura, al que se refirió como su ángel de la guarda particular. «Me salvó la vida», dijo.
Un salvar la vida literal porque  cuando conoció a Ángel, Elena estaba planteándose quitarse de en medio. Así lo reveló ayer Noelia Melgar, psicóloga de la Asociación de Esclerosis Múltiple de Toledo, Ademto, donde ambas trabajan actualmente juntas, dado que Elena es la secretaria de la entidad.

La protagonista junto a Felpeto y la directora de la Biblioteca.
La protagonista junto a Felpeto y la directora de la Biblioteca. - Foto: Ví­ctor Ballesteros
Ángel Felpeto, quien entonces era el director del instituto Universidad Laboral, donde la protagonista estudiaba y estaba interna, se acercó a ella un día que estaba en el pasillo ‘haciendo rollo’. «Me encuentro mal», confesó la alumna. Eso se tradujo en una reunión en el despacho de Felpeto y en un cambio de rumbo.
«Siempre hay que ponerse en el lugar del otro», recalcó ayer el consejero, quien asistió al acto en calidad de amigo demostrando una empatía innata y una sensibilidad, que se echarán de menos en el mundo de la política cuando deje el cargo.
Noelia Melgar ofreció algunas de las estrategias esenciales para hacer de la inclusión la normalidad, en la línea de lo que también comentó Felpeto. Y Elena demostró que aunque vengan difíciles, o casi imposibles, siempre hay que tener un reto. El suyo: escribir un libro e incluso ser concejala, dado que el PSOE, junto a su pareja Jesús y s su familia, es uno de sus grandes amores.