La Junta inyecta 100.590 euros para ultimar la obra del centro de salud de Azucaica

I. G. Villota / TOLEDO
-
Los trabajos se reunudaban hace unos meses tras dos años parados. - Foto: David Pérez

La partida se suma a los 340.000 euros destinados el año pasado para reactivar los trabajos. Falta rematar la construcción y el equipamiento

Los Presupuestos Regionales de 2016 han dejado una buena noticia para Azucaica. La Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha ha incluido una partida de 100.590 euros para ultimar las obras del centro de salud del barrio, reactivadas a mediados de 2015 tras dos años paralizadas cuando se encontraban al 60 por ciento de ejecución.
En el anexo de inversiones del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam) aparece esta cantidad, que se suma a los 340.000 euros destinados en las cuentas públicas de 2015, destinadas a reactivar los trabajos. En la actualidad falta rematar la construcción de la infraestructura además del equipamiento de la misma.
En julio del pasado ejercicio la empresa adjudicataria ‘Cypsa’ confirmaba a La Tribuna la reanudación de la obra cuando varios operarios se esmeraban en limpiar la parcela del edificio.
Ocurría después de que el Sescam anunciase en mayo su intención de continuar la construcción con un proyecto modificado «reduciendo el programa funcional a las necesidades actuales» y con una «reducción del presupuesto vigente en un 40 por ciento». A grandes rasgos, lo que pervive son dos consultas, zona de admisión y aseos.

Más de mil metros cuadrados. Durante la presentación del proyecto, allá por septiembre de 2010, se conocieron los datos técnicos de un edificio que se levantó sobre una parcela de más de 1.500 metros cuadrados con una superficie total cercana a los 1.300 metros, distribuidos en una sola planta para facilitar el acceso de los ancianos y niños.
Las nuevas instalaciones sanitarias contarían con tres consultas de medicina de familia, otras tantas de enfermería, así como una sala de emergencias polivalente y un área de rehabilitación con las que mejorar el servicio prestado actualmente a los pacientes en un pequeño consultorio médico.
El proyecto nació con un presupuesto de unos dos millones de euros, rebajados ligeramente en la adjudicación, y las obras empezaron en 2011 con un plazo de diez meses. Sin embargo, las paralizaciones y los retrasos han sido una constante.
A mediados de 2013 el parón fue recibido como un jarro de agua fría por la asociación de vecinos ‘La Candelaria’ del barrio, quien advirtió que el peligro podía venir al parar las obras y dejar el recurso cerrado, cuando se encontraba a más de la mitad de camino.
La entidad ha reclamado en diversidad de ocasiones desde entonces la reanudación de las obras, al considerar «prioritaria» la infraestructura dado que el actual consultorio médico se ha quedado pequeño para un barrio en crecimiento.