Fallecen intoxicados varios perros y gatos en Toledo

J. Monroy
-

Han muerto al menos once animales. Latido Animal pide a los propietarios que estén alerta y no permitan comer nada en la calle a sus mascotas. No descarta envenenamientos, ni otras causas

Fallecen intoxicados varios perros y gatos en Toledo

La perrita Blanca, con once años, se recupera a duras penas de su segundo envenenamiento. Esta vez fue en el paseo de Don Vicente. Tuvo suerte, porque vomitó en seguida lo que había ingerido, aún así, sigue sangrando mucho. Noa por su parte no tuvo tanta. Ella no pudo soportar la intoxicación que de alguna manera se comió en el Polígono y falleció.
Son solo dos de las mascotas que durante los últimos días han sufrido un envenenamiento o intoxicación grave en Toledo. No está claro lo que está pasando todavía, más cuando no se ha podido realizar ninguna necropsia, pero tras la denuncia de varios propietarios, la protectora Latido Animal ha dado la voz de alerta: «estamos recibiendo noticias de la muerte de perretes en circunstancias sospechosas en las siguientes zonas de Toledo». Así ha ocurrido al menos en Polígono, Buenavista y Santa Bárbara. Pero es más, apunta su portavoz, Delia Fernández, idénticas situaciones se están dando en ciudades como Barcelona, Madrid o Granada.
Según los datos de la protectora, ya han muerto cinco perros y al menos seis gatos de colonias. Los síntomas son iguales a una gastroenteritis normal y en cuatro días empeora el cuadro. Los animales empiezan entonces a dar muestra de un proceso idéntico al envenenamiento (fallos orgánicos, convulsiones, vómitos y finalmente la muerte en cuestión de minutos).
Causas. La protectora no descarta ninguna causa de estas muertes, incluido el envenenamiento, pero dada la coincidencia en distintos barrios y ciudades, plantea que puede haber alguna intoxicación por algún  nuevo producto que se esté utilizando, o incluso podría haber alguna nueva enfermedad. Latido Animal se ha puesto en contacto con el Ayuntamiento para preguntarle qué productos está utilizando en las calles debido al Coronavirus y si se están iniciando ya las campañas de fumigación.
Fuentes municipales han confirmado que se están lavando las calles con agua y lejía. Según los veterinarios consultados también por Latido Animal, aunque la dosis de lejía fuera más alta de lo normal, en ningún caso provocaría la muerte de las mascotas. De ahí que se descarte esta actuación como causa. Además, apunta Fernández, el Ayuntamiento está comenzando ahora los desbroces, por lo que todavía no ha iniciado las fumigaciones. Por todo ello, la protectora va a continuar investigando si hay algún producto que pueda estar haciendo reacción a los animales, pero no descarta un nuevo caso de envenenamiento de mascotas, aunque a día de hoy no pueda confirmarlo, ya que carece de necropsia alguna que pueda acreditarlo.
Lo que sí hace la protectora es alertar a los propietarios de mascotas para que extremen las precauciones y estén alerta con sus animales. «Por favor no les dejéis comer o lamer nada del suelo y si empiezan con un cuadro de gastroenteritis alertar y llevarlo al veterinario», apunta. Latido Animal también pide la colaboración ciudadana para que si los vecinos ven a alguien echando algún producto o alimento en jardines o en el suelo, lo pongan en conocimiento de las autoridades o de la protectora.
«Queremos recordar que poner veneno en sitios públicos conlleva un delito contra la salud pública», apunta. Porque «hasta ahora han muerto once animales inocentes, que a nosotros nos conste, pero podría haber sido un niño que inconscientemente toque el veneno y se lo lleve a la boca».
Descuido de los pipicanes. Propietarios de mascotas han transmitido también a este diario su preocupación por el estado de los pipicanes de Polígono y Santa Bárbara. El primero se ha desbrozado ya, tras las peticiones vecinales. En el del barrio ferroviario, «no se puede ni pasar por la puerta», dada la altura de las hierbas.