Page pide al PP garantías para sacar el POM a información pública

latribunadetoledo.es
-

Se compromete a cumplir su programa electoral a pesar de la crisis, a gobernar con cercanía, a ser firme en las reivindicaciones de infraestructuras y empleo y a mantener los servicios municipales

Page pide al PP garantías para sacar el POM a información pública - Foto: Víctor Ballesteros

f.f. / Toledo
El alcalde de Toledo mostró por fin ayer sus cartas y propuso al PP sacar el Plan de Ordenación Municipal (POM) de Toledo a información pública para cumplir las sentencias del Tribunal Superior de Justicia de la región siempre que le garanticen que volverá a ser aprobado «al cien por cien» por la Junta de Comunidades. Fue una de las pocas notas destacables de la intervención de Emiliano García-Page durante el largo Debate del Estado del Municipio en el que se comprometió, en primera persona, a cumplir su programa electoral, a ser «firme» en la reivindicación de infraestructuras y recursos para crear empleo y a gobernar con «cercanía a la gente».
En realidad Page pasó de puntillas por el asunto del urbanismo en el discurso inicial de dos horas. Se limitó a «conminar» al PP, y excluir a IU, para «renovar el compromiso» sobre el POM «cuando quieran» yendo «de la mano» de la Comunidad. Fue después, tras el interrogatorio de la portavoz popular, Claudia Alonso, cuando el regidor aclaró que en origen fue el PSOE quien pidió una segunda información pública, que el entonces alcalde se negó y que ahora él está dispuesto a dar el paso pero sin entrar en riesgos innecesarios para las finanzas del Ayuntamiento. El PP se alegra y le anima a convertir las palabras en hechos.
Previamente Page hizo una introducción para reafirmar su convencimiento de que la «estrategia» de ciudad es correcta;  comprometerse al mantenimiento de los servicios y el empleo público; y expresar la preocupación por los impagos de la Junta que podrían «reventar» todo lo demás. «Toledo no se va a parar aunque algunos intenten torpedear deliberadamente por intereses partidistas».
Y es que hizo continúas referencias a la Junta de Comunidades, especialmente por los casos del nuevo Hospital General, donde advierte que «hay tomate jurídico», y del remonte mecánico de Safont que vuelve a pedir «de rodillas» y denuncia que dar marcha atrás sería un «derroche» de un millón y medio de euros.
A partir de ahí introdujo grandes bloques empezando por la necesaria «diversificación económica» de la ciudad para la que considera imprescindible ampliar el suelo industrial y por eso califica de «muy grave» la «paralización» del sector donde se ha vendido una parcela a Coca-Cola.
Page dice que el Ayuntamiento ha cumplido, por ejemplo con el parque comercial La Abadía donde sus datos indican que cincuenta mil vehículos de la provincia, seis mil de ellos de la ciudad, que habitualmente iban hasta Madrid ahora paran aquí para sus compras.
Del repaso a la gestión municipal salen como concejales mejor valorados los de Tráfico (muy destacado por logran en cinco años más que en todo el periodo democrático anterior), Servicios y Deportes (aprecia cambios «brutales» en ambas áreas) y Bienestar Social.
Esta última, aunque no es competencia municipal, resulta que es la materia que «más preocupación» produce al político. En un tono de discurso regional indica que es un ámbito en el que se pone en juego la «igualdad» y asegura que ha «bordeado la ley» para mantener abierta y funcionando la casa de acogida para mujeres maltratadas. En esta línea está dispuesto a mantener el «esfuerzo inmenso» en ayuda a domicilio pero advierte que la paciencia se acaba con asuntos como los centros de salud, de mayores y el hospital.
García-Page hizo parada también en el «orgullo» que siente por la «marca Toledo» aunque advierte que hay peligro acechando al Consorcio y la Escuela Taller, por la reducción de ayudas, y en la atención al turismo por el cierre de las oficinas regionales y nacionales. De todas formas tiene buenas noticias sobre la reapertura de la de Bisagra ya que la Junta se ha dado cuanta del «error» y avisa que estará «vigilante» con la Casa del Mapa para que se ofrezca información sobre Toledo capital porque le parece bien que vendan Daimiel pero quiere que nadie se olvide de los suyo.
El alcalde finalizó tendiendo «la mano» a las Administraciones y admitiendo que es necesario hacer recortes de forma moderada aunque dice que no se puede echar la culpa de la crisis a la gente cuando andan por medio Merkel, los «monstruos y los usureros financieros».