Las loterías echan de menos a los funcionarios

A.D.M.
-

De momento es posible jugar solamente al Euromillón y la Primitiva. Las administraciones toledanas abrieron el lunes pasado, pero no las situadas en el interior de centros comerciales

Las loterías echan de menos a los funcionarios - Foto: Yolanda Lancha

Las administraciones de lotería, como Doña Lola, a dos pasos de la plaza de Zocodover, echan de menos a los empleados de las administraciones públicas y de los bancos. También a los turistas españoles que acudían al Casco. Reconocen, sin embargo, su satisfacción por haber podido levantar el cierre, el lunes pasado. Y es que no todas las administraciones españolas han podido abrir el mismo día -dependen de la fase de desescalada de su territorio-, ni en todos los espacios -no han podido hacerlo las que están en el interior de centros comerciales-; tampoco los sorteos llegan por igual, pues esta semana solamente están abiertos el Euromillón y la Primitiva.
«Desde el lunes pasado vamos a medio gas», reconocen desde Doña Lola. «Hablamos mucho por teléfono con nuestros abonados, explicándoles cómo va a producirse la vuelta». La semana que viene llegará la Bonoloto, mientras que quienes deseen probar su suerte con la Lotería Nacional tendrán que esperar, precisamente, hasta el Jueves de Corpus: el 11 de junio. Dos días después habrá un nuevo sorteo. «Y de ahí en adelante, esperemos que todo vuelva a la normalidad». Una de las dudas más extendidas tiene que ver con la cuantía de los premios: «Mucha gente cree que va a haber dobles sorteos, pero no es así, ya que no hay sorteos nuevos; lo que se sorteará en junio es lo que correspondía hacer cuando se declaró el estado de alarma, es decir, el sorteo del Día del Padre, que no pudo celebrarse el 21 de marzo».
En el caso de Doña Lola, no ha sido necesario instalar mamparas ni medidas de seguridad extraordinarias. «Tenemos tres ventanillas, así que hemos cerrado la intermedia para formar dos puntos de venta». Así mismo, han retirado de las paredes boletos y extreman la limpieza de las encimeras. «La gente se trae su propio boli de casa; si no es así, nosotros se lo prestamos y lo desinfectamos con gel».
Desde esta administración de lotería son optimistas y confían en una mejora de la situación «en dos o tres semanas, en cuanto el Gobierno abra un poco la mano», gracias al turismo nacional, «en cuanto pueda venir a Toledo un poco más de gente». Lo que desmienten es la vieja idea de que en tiempo de crisis se vende más lotería. «No es así. Puede que ahora juegue más gente, más personas, con la esperanza de que les toque, pero cantidades mucho más pequeñas. En realidad nos va mejor cuanto mejor vaya la economía, en general».