Detenido un vecino de la calle en que vivía el desaparecido

J.M.
-
Detenido un vecino de la calle en que vivía el desaparecido

El uso de la tarjeta bancaria del desaparecido ha permitido seguir la pista del sospechoso. La familia afirma que reside en una vivienda de la calle Postillón, como Roberto García

La Guardia Civil ha tardado tres meses en mover ficha, pero pueden haber asestado un golpe importante para resolver la desaparición de Roberto García, un vecino de Casarrubios del Monte cuyo paradero se desconoce desde el pasado 18 de febrero. Al respecto, los agentes han detenido a un vecino de la misma calle en la que residía el desaparecido, tal y como confirmó a este diario el hermano, Manuel García, quien se enteró por un canal de televisión a primera hora de la mañana de la operación. De momento, nada se sabe de su familiar.
La Delegación del Gobierno en Castilla-La Mancha informó a este diario de que un varón fue detenido el miércoles por la mañana a consecuencia de las investigaciones derivadas de la utilización de las tarjetas de crédito del desaparecido en los días siguientes a la desaparición. Un juzgado de Primera Instancia e Instrucción de la localidad de Illescas ha decretado el secreto de sumario.
Manuel se desplazó inmediatamente desde la localidad aledaña de El Álamo a la casa baja de la calle Postillón en el que reside su hermano Roberto. Junto con otros familiares, seguía desde allí el dispositivo de paisano desplegado por la Guardia Civil por la detención del individuo. «Vivían frente por frente», comentaba el hermano por la cercanía de las casas de Roberto y del detenido.
En este sentido, explicó que este individuo fue conducido por la Guardia Civil a su domicilio, localizado en un bloque de viviendas de la calle Postillón, hacia las 11 de la mañana y permaneció en el lugar hasta las 15 horas, aproximadamente. A esa hora, concluyó el dispositivo especial de la investigación.
el uso de las tarjetas. La familia de Roberto García tiene constancia de que el detenido, de mediana edad, no es natural del municipio de Casarrubios del Monte. Falta por conocer si se trata del mismo individuo que extrajo dinero con la tarjeta bancaria del desaparecida en los días posteriores. Concretamente, tal y como comentó su hermano, las retiradas de efectivo se produjeron los días 19 y 20 de febrero.
La desaparición de Roberto García fue denunciada el 21 de febrero, tres días después de que sus allegados lo vieran por última vez. Un familiar había visto el vehículo de este vecino de Casarrubios mal estacionado en la localidad de El Álamo y se extrañó. Entonces, empezó la secuencia de llamadas y mensajes de ‘whatsapp’ sin contestación. Nadie había visto a este hombre de 63 años a partir del día 18.
Desde el principio, su hermano Manuel tenía claro que la marcha no había sido voluntaria porque este alguacil jubilado del Ayuntamiento de Casarrubios del Monte sólo se movía para ir a sus propiedades de El Viso de San Juan y Casarrubios del Monte, en un radio de menos de 10 kilómetros.
El desaparecido mide 1,70 metros de altura y tiene el pelo canoso. Su situación económica no era boyante, a pesar de que había vendido por unos 30.000 euros una casa en septiembre del año pasado. La familia señalaba que se quejaba en ocasiones del dinero.
«No te olvidamos. Si alguien sabe cualquier pista, poneos en contacto con la Policía o Guardia Civil», decía el Ayuntamiento en las redes sociales el pasado día 16, síntoma de que el pueblo de Casarrubios del Monte no había olvidado al antiguo alguacil y se mantiene en vilo.
Hace unas dos semanas, la Guardia Civil barrió el río Guadarrama para encontrar una pista sin un resultado aparente. Además, el Ayuntamiento de Casarrubios del Monte y Protección Civil organizaron diferentes batidas durante estos tres meses para intentar localizar a Roberto, cuyo paradero se desconoce aún.