El malabarista de los récords

J. M. Loeches
-

Christian López consigue su noveno Guinness al superar con creces los 600 escalones haciendo malabares que le pedía la organización, ya que dejó el récord en 2.127

Christian López ya tiene su noveno Guinness en el bolsillo. Las escaleras del Miradero de Toledo fueron testigo de un nuevo récord del atleta de Cabañas de la Sagra. Éste, quizás, muy especial y, sobre todo, con una dificultad alta: superar 600 escalones haciendo malabares sin que las tres pelotas se cayeran al suelo. El cabañil dejó el listón muy alto con 2.127 peldaños, que dicho así parece ‘peccata minuta’, pero con las condiciones en la mano, el valor se multiplica.
Para empezar, tenían que ser escalones de más de 15 centímetros de altura (tenían 17) y el corredor debía situar los dos pies en cada uno antes de subir al siguiente. Además, para validar el Guinness, en las bajadas debía mantener los tres objetos en el aire. Ya en el sitio, y minutos antes de empezar, se unió una traba más. La cámara no podía recoger todos los tramos de escaleras hasta los 93 que pretendía acometer en cada subida. Es decir, tuvo que reducir el reto al primer tramo de 15, lo que añadió más bajadas y más giros en cada arranque del tramo y al darse la vuelta al llegar arriba.
Así las cosas, para conseguir los 600, la multiplicación era sencilla: 40 subidas a los 15 peldaños del tramo. Christian López tenía la posibilidad de varios intentos en el caso de que se le cayeran las pelotas, pero una vez que comenzó con el desafío, tiró para adelante sin problemas. Hay que recordar que el toledano es diabético y, por eso, se tuvo que medir la glucosa antes de comenzar. El valor de 157 le ofrecía un estado físico óptimo para evitar el agarrotamiento de la musculatura.
El atleta cabañil fue añadiendo subidas hasta que a los 18 minutos y 55 segundos alcanzó la número 40 que le daba un nuevo récord Guinness. Sin embargo, al encontrarse perfectamente, continuó para superar las 50, las 60, las 70 y las 80, por lo que estaba doblando lo que le pedía el Guinness Wolrd Records: 1.200 escalones. No se conformó y, superada la hora de reto, en el escalón número 12 de la subida 141, perdió el equilibrio de los malabares para dejar el récord Guinness en 2.127 peldaños. En diez años no se había registrado ninguna tentativa a esos 600 y parece que pasarán muchos más antes de que alguien se atreva a superar este hito.
Christian López se mostró contentísimo por tener un nuevo Guinness en su poder y, como reconoció, fue «bastante duro» conseguirlo porque «los giros son complicados y el primer escalón para iniciar las bajadas, también». Reconoce que requiere mucha técnica y que en los primeros 600 escalones fue «a asegurar», por lo que luego pudo «disfrutar mucho» del resto del desafío.
Y el de Cabañas de la Sagra no se detiene aquí porque mañana mismo se atreverá con el que será su décimo Guinness. En el evento a favor de Marcos, el niño de Argés que sufre distrofia muscular de Duchenne, intentará rebasar una hora y un minuto manteniendo el equilibrio con un palo de cepillo sobre la frente. Será en el campo de fútbol de la localidad.

El malabarista de los récords Yolanda Lancha
El malabarista de los récords - Foto: Yolanda Lancha
El malabarista de los récords Yolanda Lancha
El malabarista de los récords - Foto: Yolanda Lancha
El malabarista de los récords Yolanda Lancha
El malabarista de los récords - Foto: Yolanda Lancha