Alarza: «Nunca hay que bajar los brazos»

R. J. F.
-

El triatleta talaverano mantuvo una charla digital con alumnos y profesores del CRA 'Río Tajo' donde habló de sus inicios, ídolos, éxitos o del actual confinamiento

Alarza siente que el éxito es la recompensa al trabajo bien hecho. - Foto: ITU Media

El triatleta olímpico talaverano Fernando Alarza, mantuvo un encuentro digital con el alumnado y profesorado del CRA ‘Río Tajo-José Manuel Oviedo’ y se sometió a sus preguntas.
Recordó sus inicios al señalar que «me gustaba la natación y desde los tres años estaba en un equipo donde permanecí hasta los 16 cuando pasé al triatlón». Pudo aprovechar su época en la natación al empezar con el triatlón «cuya dureza lo hacía interesante». En cuanto a la dedicación a su preparación, «entrenamos todos los días de la semana, solo descansamos el viernes por la tarde y algún domingo también por la tarde; entrenamos una media de 26, 27, 30 horas a la semana». La duración diaria varía porque «hay días que son muy largos con 6 ó 7 horas de entrenamiento, mientras que otros son de 2 ó 3 horas».
Las figuras que le inspiraron han sido «mis dos hermanos mayores». Ambos «estuvieron siempre muy vinculados al deporte». Mientras, su ídolo de pequeño era el triatleta Javier Gómez Noya: «Mi gran inspiración cuando le veía en la tele, era intentar competir algún día con él»; lo consiguió: «La primera vez fue una experiencia muy buena y cuando pude ganarle, la experiencia fue mejor todavía».
Por lo que se refiere al mejor período para practicar este deporte, declaró que «desde el mes de mayo hasta septiembre, que es lo que se hace en España». Ahora bien, «tenemos carreras por todo el mundo; empezamos en febrero en Dubái o en Abu Dabi que son sitios que hace calor en esa época del año, y cuando empieza el invierno en Europa, solemos ir a Oceanía ya que allí se inicia el verano».
Los alumnos se interesaron por la dieta antes de una competición. Alarza respondió que «depende de si va a ser una carrera con calor o con frío, o si se prevé que va a ser más o menos larga». De todos modos, «antes de la carrera la dieta se basa en proteína limpia como pechuga de pollo o un filete»; también arroz y pasta. Desveló que «suelo evitar antes de la competición las verduras porque pueden sentar mal a la hora del máximo esfuerzo».
El sabor del éxito al llegar a la meta fue otra de las cuestiones: «Se siente que el trabajo que has hecho durante tanto tiempo ha tenido su recompensa. El éxito puede llegar antes o después, pero nunca hay que bajar los brazos». Lleva la bandera de Talavera «pintada en mi bici para que me dé suerte»; considera que «es muy importante no olvidarse del sitio del que vienes y quiénes fueron los que te apoyaron en tus inicios y desde casa». Expresó que «me siento muy orgulloso de ser de Talavera».
De igual forma siente como muy especiales su 85 internacionalidades con España, sobre todo, en los Juegos Olímpicos de Río: «Ese momento fue emocionante».
Y para no caer en el desánimo durante el confinamiento, «tenemos que pensar en los objetivos de futuro que, en mi caso, participar en los Juegos Olímpicos, que serán el año que viene, me motiva para trabajar». Cuando aplazaron un año los Juegos, «hizo que nos lo tomáramos con mucha más calma».  Por cierto, «voy a estar en los Juegos de Tokio y me gustaría estar en los de París en 2024». El confinamiento «lo he llevado un poquito mejor porque paso muchos meses fuera de casa, con lo que me ha venido bien para estar con mi familia».
Por otro lado, el colegio «es uno de los mejores recuerdos de mi infancia y la mayoría de mis grandes amigos son los que tengo desde Primaria donde mi asignatura favorita era Conocimiento del Medio».