La economía como fuerza del poder

Á. de la Paz
-
La economía como fuerza del poder - Foto: Sandra Muñoz

La Biblioteca de Castilla-La Mancha acogió la presentación de 'El dominio mundial', una obra de Pedro Baños que aborda la situación de los principales actores internacionales y las razones que explican su éxito o su decadencia

Pedro Baños disertó en Toledo sobre el orden global existente y los factores que explicarán el devenir futuro de las grandes regiones geográficas del mundo. El coronel en la reserva presentó en la Biblioteca de Castilla-La Mancha, El dominio mundial: elementos del poder y claves geopolíticas, una obra que aborda las fortalezas de las potencias mundiales y que hace especial hincapié en Estados Unidos, China, Rusia y la Unión Europea.
Baños señaló la importancia de la economía como instrumento de influencia del poder. El autor recordó la capacidad de las sanciones y los embargos como fórmula de injerencia en otros países. «La economía es la que manda, la que lo dirige todo», aseguró el autor. Los vaivenes que se pueden generar a través de las finanzas públicas son una de las formas más empleadas hoy «para la destrucción de países y el cambio de gobiernos», explicó.
El desarrollo económico que China ha venido experimentando en las últimas décadas ejemplifica la importancia que tiene el dinero como motor en las relaciones internacionales. Baños recordó cómo en el no tan lejano año 2000, la producción del gigante oriental era «ocho veces inferior a la de Estados Unidos». Transcurridas dos décadas, el PIB de la nación asiática «es solo un 15% menor» que el de la aún primera potencia mundial.
El regreso de Rusia al tablero global fue otro de los aspectos tratados en la intervención del militar y experto en política exterior. Baños situó el renacimiento de Moscú con la llega de Vladimir Putin al poder. El despertar del país más extenso del mundo llegó de la mano de un líder, todavía en el poder, que «devolvió el orgullo» de ser rusos a sus ciudadanos.
«Europa ha convertido un gran error enfrentándose con Rusia», añadió Baños. Según su análisis, la dependencia de la Unión Europea respecto a los designios de Washington, tanto en el ámbito comercial, como en el militar a través de la OTAN, perjudican a un club que ha perdido peso en las decisiones más importantes y cuyo futuro se intuye oscuro. «Vamos cuesta abajo y sin frenos», clamó. El militar en la reserva recordó que Rusia tiene buena parte de los recursos que Europa occidental carece. Además, sugirió que el Brexit dañará más al conjunto de naciones comunitarias que a los propios británicos. «Es un síntoma más del desmoronamiento en el que estamos sumidos en Europa».
España. La debilidad demográfica y el fuerte repunte de la población que se registra al sur del estrecho de Gibraltar marcan parte de los problemas más inmediatos para España. Baños alertó de la llegada de flujos migratorios masivos para la presión de África.
Además, lamentó la escasa presencia global del país. «Incluso en zonas que podemos considerar de nuestra influencia, como Iberoamérica, vemos que hay otros países que cada vez tienen más influencia».