El viejo Toledo en los colores inventados de Purger

J. Monroy
-

La empresa alemana lanzó a principios de siglo XX 57 postales de Toledo coloreadas a mano en Múnich con vistosos tonos, que hicieron las delicias de los viajeros de la época

El viejo Toledo en los colores inventados de Purger

Al principio la fotografía era en blanco y negro. Los primeros colores fueron inventados, una mezcolanza de la imagen tomada por la cámara y la imaginación del artista que rellenó el color con sus pinceles. Entre 1899 y 1905 Toledo puede presumir de un buen número de postales ‘coloreadas’.
Aunque el honor de publicar las primeras postales coloreadas de Toledo se lo llevó una editorial local (Viuda de Muñoz y Sobrino, situada en el número 61 de la calle del Comercio) sin duda que las más conocidas entre los albores de la cartofilia en la ciudad son las publicadas por Purger & Co., unas bonitas postales coloreadas a mano en Múnich, que tuvieron un gran éxito en la época y que todavía son fáciles de conseguir para los coleccionistas, a precios entre tres y doce euros.
Purger publicó un total de 57 postales de Toledo en dos fases. Inició la primera aproximadamente en 1902 o principios de 1903, con fotos probablemente anteriores. Para colorear las fotos, utilizó el sistema denominado fotocromo (de ahí la palabra «Photochromiekarte» que figura en ellas), comercializado por la casa suiza Photoglob Zürich AG, que curiosamente no comenzó a publicar sus postales de Toledo un poco después, y lo hizo con bastante menos calidad técnica de impresión. De hecho, sus mejores postales llegaron a partir de 1904 en blanco y negro. El fotocromo combinaba fotografía en blanco y negro y litografía en varios colores.

El viejo Toledo en los colores inventados de Purger
El viejo Toledo en los colores inventados de Purger - Foto:
La casa alemana recogió vistas de monumentos toledanos con la Catedral, Alcázar, Bisagra o San Juan de los Reyes, entre otros. Pero también hay que destacar detalles del callejero, como la postal de la cuesta de San Justo, Chacinería o Santa Fe, con el entonces convento en ruina al fondo. Además, hay varias postales de patios; o de establecimientos hosteleros, como la Posada de la Sangre. A destacar también los bonitos colores inventados para las riveras del Tajo y las imágenes de la Fábrica de Armas. Hay incluso una postal doble de una panorámica de Toledo. Todas ellas son anteriores a 1906.
Según destaca el estudio desarrollado por Mariano García Ruipérez en la web del Archivo Municipal, desde los primeros años del siglo XX comercializó más de 15.000 postales numeradas, de una veintena de países europeos y del litoral mediterráneo. Su archivo fotográfico desapareció durante la II Guerra Mundial por lo que sus negativos se han perdido.


Más fotos:

El viejo Toledo en los colores inventados de Purger
El viejo Toledo en los colores inventados de Purger - Foto:
El viejo Toledo en los colores inventados de Purger
El viejo Toledo en los colores inventados de Purger - Foto:
El viejo Toledo en los colores inventados de Purger
El viejo Toledo en los colores inventados de Purger - Foto:
El viejo Toledo en los colores inventados de Purger
El viejo Toledo en los colores inventados de Purger - Foto: