Page hará una estrategia para impulsar la industria

LT
-

Ha hecho un llamamiento al voto «útil» porque si en la derecha se juntan «siguen siendo muchos». Destaca que sobre sus altos cargos no existe «ni una sombra de sospecha»

Page saluda a una de los asistentes a su mitin en Sonseca, donde volvió a llamar a la participación en los próximos comicios.

El secretario general del PSOE en Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, se ha comprometido a abordar con el empresariado de Sonseca «una auténtica estrategia» industrial dentro de un «marco estratégico» que impulsará a las industrias de la región. En este sentido, ha destacado que a pesar de que esta región «no parece industrial», se sitúa tres puntos por encima de la media española en el sector. Así se recoge en una nota de los socialistas.
De este modo, avanzó que su compromiso de «poner una pica en Flandes» en Sonseca «de lo que queremos que sea una recuperación de los sectores que más han sufrido con la crisis».
Durante un encuentro celebrado este lunes en la Casa de la Cultura de Sonseca (Toledo), en el que estuvo acompañado por el candidato a la Alcaldía, Sergio Mora, y más de un centenar de militantes y simpatizantes, García-Page recordó que la capital del mueble «siempre ha sido un termómetro vital extraordinario» para el conjunto de la provincia toledana y para la economía.
En otro orden de cosas, el candidato a la reelección de la Presidencia regional se mostró convencido de «recuperar la política, que está denostada», y se felicitó de haber tenido una legislatura «brillante en limpieza», donde ningún alto cargo, «ha tenido ni una sombra de sospecha», al igual que ha ocurrido con los miembros del partido, «que han dado el ‘do’ de pecho en medio de la debacle».
Además, incidió en que cumplió íntegramente el programa que comprometió hace cuatro años «y eso, el haber cumplido, me permite dormir», garantizó el líder regional del Partido Socialista.


Que la gente «no se arrugue».

Por otro lado, García-Page hizo un llamamiento al voto útil y pidió «que la gente no se arrugue», porque a pesar de los buenos resultados obtenidos en las elecciones generales, el conjunto de la derecha «no ha fallado, sino que se ha dividido», y si se juntan «siguen siendo muchos».
«Con los resultados de las últimas generales, no ganamos casi ninguna autonomía, ningún diputación y casi ningún ayuntamiento, y por eso no nos podemos relajar», advirtió el aspirante a la reelección al frente del Gobierno regional.
Además, aseguró que «tenemos por delante cuatro años para trabajar con certidumbre y seguridad» bajo la dirección de un Gobierno «que no va a hacer zarandajas, y que será moderado sin acudir al terreno de la demagogia».
García-Page seguirá exigiendo que el Estado salde su deuda con la sanidad y con la dependencia, esta última superior a los 500 millones de euros, «para que podamos aplicar nuestro programa con conciencia y poniendo a la gente por delante».