Acuaes deja en el aire la construcción del paseo peatonal del Aserradero

i. g. villota | TOLEDO
-

La sociedad estatal decidió mantener la zona con arbolado y mobiliario urbano en la memoria del nuevo colector para «no demorar la ejecución de la obra» ni «perder la financiación europea». Sobre si se ejecutará: «En principio no»

Acuaes deja en el aire la construcción del paseo peatonal del Aserradero - Foto: Yolanda Lancha

El paseo peatonal a la entrada de la ciudad de Toledo se queda en el aire. Lo que sí habrá seguro es el «cajón» para cubrir el colector del arroyo del Aserradero. Los bancos, los árboles, las farolas y las losetas «en principio no». Todo ello a pesar de que la explanada sigue apareciendo en la memoria del proyecto global de construcción de la nueva infraestructura descargada este viernes de la página web de Acuaes, la sociedad estatal Aguas de las Cuencas de España, que licitó las obras ese mismo día por cuatro millones de euros.
Fuentes de la entidad, dependiente del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, explican que Acuaes decidió mantener la construcción de una zona con arbolado y mobiliario urbano en la memoria para «no demorar la ejecución de la obra» ni «perder la financiación europea».
«El proyecto estaba aprobado por un importe determinado incluyendo esas actuaciones. Al objeto de no demorar su ejecución de la obra con el fin de no perder financiación europea, se ha optado por no hacer un segregado y licitarlo tal cual, dado que Acuaes puede desistir unilateralmente de hasta un 10 por ciento del contrato», apuntan. Preguntados directamente si se va a ejecutar esa parte de la infraestructura, la respuesta de la entidad es «en principio no».
Hay que recordar que la incorporación de este paseo al proyecto generó una importante polémica entre las partes implicadas, esto es, los ayuntamientos de Toledo, Bargas y Olías, y la Diputación Provincial, que ayudará a pagar los trabajos solo a los dos últimos consistorios.
La institución exigió eliminar estos trabajos de urbanización del proyecto de Acuaes, que incluían bancos, farolas y un jardín para cubrir el cajón de hormigón que protegerá el colector en la zona de San Antón, para reducir el presupuesto, al considerar que esa obra es competencia del Ayuntamiento de Toledo y no del resto.
Ahora Acuaes ha optado por mantener el proyecto tal cual para no perder tiempo ni los fondos que puedan llegar de Europa para pagar la obra, aseguran, pero no tienen previsto ejecutarla porque se reservan el ‘as’ en la manga de «poder desistir unilateralmente de hasta el 10 por ciento del contrato».
El diputado de Infraestructuras de la Diputación, Francisco Fernández, considera que es lo adecuado y el concejal de Urbanismo del Ayuntamiento capitalino, Javier Nicolás, resta importancia a la eliminación de esta parte de la obra «porque lo prioritario es hacer el colector» para evitar los vertidos y los malos olores. «No vamos a poner inconvenientes porque la infraestructura ya tenía que estar terminada y los vecinos no pueden soportar más tiempo las aguas residuales de Bargas y Olías», remarca.
La memoria del proyecto que aparecía en la web de Acuaes el pasado viernes, día de licitación, detallaba que la nueva zona peatonal estaba prevista en el cauce del arroyo a la entrada de la capital regional, desde la rotonda de la carretera de Madrid. Se quedaba con 309.000 euros de los cuatro millones de presupuesto de la obra global.
En la zona se preveía instalar arbolado, así como un total de 11 bancos, 24 farolas y 18 papeleras. Además, especificaba la compra de 1621,22 metros cuadrados de pavimento de loseta para urbanizar el terreno y la utilización de 1410,59 metros cúbicos de base de zahorra artificial.