San Bartolomé se costea su lavadero

J.M.
-

El Ayuntamiento instala una máquina de lavado y otra de aspirado de vehículos. Hasta ahora, los conductores debían recorrer 20 kilómetros hasta un puesto automático

San Bartolomé se costea su lavadero

Los conductores de San Bartolomé de las Abiertas, una localidad jareña de poco más de 400 habitantes, maldecían desde hace tiempo por la imposibilidad de lavar de manera automática sus vehículos en el municipio. La gasolinera más cercana para dejar niquelado el automóvil está en Talavera, a casi 20 kilómetros. De tal manera que, frecuentemente, recurrían  a sus propias manos para presumir de cuatro ruedas. Pero, durante el confinamiento, el Ayuntamiento ha satisfecho la demanda y ha instalado un servicio municipal insólito: un lavadero automático.
El Ayuntamiento terminó la instalación el pasado día 24 y oferta ya el servicio a los vecinos y al resto de conductores que enfilen la carretera CM-4102. «No nos hemos fijado en ningún pueblo», reconocía este diario el alcalde, Esteban Benito Blázquez. Probablemente, no haya muchos en la provincia que den esta posibilidad.
La inversión municipal ha ascendido a 12.000 euros entre la máquina de lavado y la otra de aspirado, además de la obra para que los vehículos puedan hacer esta maniobra en la avenida de los Navalmorales con la avenida de Espinoso, junto a la mencionada CM-4102 que comunica con Talavera.
Este pequeño municipio dispone de una gasolinera, pero no cuenta con servicio de lavado ni aspirado. Ya los anteriores dueños eliminaron esta oferta hace unos tres años. Desde entonces, los vecinos echaban en falta un puesto automático,
El Ayuntamiento jareño ejecutó la obra para la parada de los vehículos hace semanas, antes del confinamiento, incluso las máquinas estaban parcialmente instaladas por empresa de la Comunidad de Madrid, pero hasta hace unos días no se ha puesto finalmente el servicio en funcionamiento.
«Es un espacio abierto y no hay ningún impedimento para que pueda acceder cualquiera», explica el alcalde para aclarar que está disponible para cualquier conductor, sea o no de San Bartolomé de las Abiertas.
De hecho, vecinos de otros pueblos de la comarca de la Jara deben pasar por el núcleo urbano para ir camino de Talavera. El modo de pago para el uso de las máquinas resulta también peculiar, tal y como detalla el alcalde. El lavado y el aspirado funciona con fichas, las cuales pueden ser adquiridas en una maquina expendedora localizada en la esquina de la avenida de Espinoso con la calle Naranjo, junto a la parada, y en el estanco.
Cada ficha cuesta un euro. Así que los vecinos de los pueblos de la Jara más cercanos a la ciudad de Talavera no tienen ya excusas para tener el vehículo sucio. Las máquinas y la idea las pone el Ayuntamiento de San Bartolomé de las Abiertas.