IU aboga por «cambiar el modelo económico»

lt
-

Fernández se muestra a favor de «democratizar» las rutas de los turistas por el Casco Histórico para que vayan por otras calles menos concurridas donde también hay comercio

IU aboga por «cambiar el modelo económico» - Foto: Yolanda Redondo

Izquierda Unida-Podemos propone que el Ayuntamiento de Toledo utilice el superávit para dar liquidez al pequeño comercio con el fin de paliar la merma económica que esos negocios van a sufrir con la reapertura al 30%. Además, el portavoz del Grupo Municipal, José María Fernández, se compromete hacer gestiones para que el Gobierno central autorice que los ERTE se sigan aplicando en función del grado de actividad que vaya logrando cada empresa. También se muestra a favor de «democratizar» las rutas que siguen los turistas por el Casco Histórico (es decir, que vayan por otras calles menos concurridas donde también hay comercio) cuando se dirigen a visitar los monumentos por medio de la colocación de señales distintas a las actuales.

Ese es el resumen de las reuniones que ha mantenido IU con comerciantes del Casco (de la asociación Distrito 1) y de Santa Bárbara. Pero Fernández diagnóstica que el actual sistema económico de la ciudad (cimentado sobre el turismo) ha fracasado y es necesario un «cambio de modelo» que tienda hacia la industrialización y la implantación de empresas de otros sectores facilitando, por ejemplo, nuevo suelo industrial y elaborando un «plan de movilidad de mercancías» que haga a la ciudad más competitiva frente a zonas como Illescas. No se trata de «romper con el turismo» sino de hacerlo «compatible» con esos otros medios de producción y de empleo.

El concejal de IU afirma que el modelo actual se ha demostrado «ineficaz» desde el momento que «a las 20 de horas» de decretarse el estado de alarma «en Toledo se había presentado 100 ERTE» porque «cuando han venido mal dadas» el turismo se ha paralizado y «la ciudad ha dejado de producir».

Otra petición de Fernández es que las decisiones municipales se tomen con el consenso previo de los comerciantes a quienes se dirigen las medidas.

Por oto lado el concejal reclama que el Ayuntamiento «vuelva a la normalidad» y lamenta que la Junta de Gobierno esté aprobando expedientes de calado sin contar con la opinión de la oposición. Por ejemplo el último de Puy du Fou que modifica el aula de cetrería cuando IU desconoce si ha pasado el examen ambiental.

Fernández entiende que la empresa francesa es un mal ejemplo en general por el «empleo precario», porque con la «bonificación» del ICIO (que dice que se le aplica) Toledo «ha tirado a la basura 2 millones de euros» y porque fue de las que aplicó el ERTE durante la primeras horas.

IU boga por el contacto directo del Ayuntamiento con el pequeño empresario (en lugar de los «devaneos con la patronal») y anuncia que, por su parte, va a reunirse también con los hosteleros para apuntar y canalizar las reivindicaciones de este colectivo ante la posibilidad que se les brinda de retomar los negocios.