El Sescam confirma que este año se reactivan las obras del centro de salud

i. g. villota | TOLEDO
-
El Sescam confirma que este año se reactivan las obras del centro de salud - Foto: David Pérez

El Servicio de Salud no fija fecha pero asegura que será «en breve». Los presupuestos regionales incluyeron una partida de 340.000 euros para la infraestructura

igarciavillota@diariolatribuna.com

Los presupuestos regionales de 2015 dejaron en octubre una buena noticia para Azucaica.  La Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha incluyó en sus cuentas para este año una partida de 340.000 euros para el centro de salud del barrio, cuyas obras fueron paralizadas hace más de dos años cuando superaban el 60 por ciento de ejecución. Ahora, fuentes del Servicio de Salud regional (Sescam) aseguran que su intención es retomar el proyecto este año y, aunque sin fijar fecha, dicen que los trabajos se reactivarán «en breve».
Desde la asociación de vecinos ‘La Candelaria’ de Azucaica detallan que el Sescam les ha transmitido que la fecha de reinicio de las obras estaría entre marzo y abril, algo que esperan como agua de mayo puesto que el pequeño consultorio de salud de un barrio en constante crecimiento, la única infraestructura sanitaria con la que cuentan los residentes, se ha quedado muy pequeña y está en malas condiciones.
El colectivo vecinal no entendería que las obras se mantuvieran paralizadas cuando los presupuestos regionales de 2015 contemplan más de 300.000 euros para la infraestructura y teniendo en cuenta que el argumento esgrimido por el Sescam para parar los trabajos era la falta de dinero. «Este año ya está presupuestado», recuerda el presidente de ‘La Candelaria’, Andrés García Borja, quien confía en que 2015 será el año definitivo.

la historia de una paralización. Después de cuatro meses en stand by, el Sescam paralizó las obras contratadas con la empresa Cypsa (Construcciones y Promociones San Luis 32, SA) en octubre de 2013.
Entonces, la fachada y la estructura del centro de salud ya estaban terminadas a falta únicamente de realizar la distribución interior de las diferentes salas, instalar los servicios y efectuar los remates finales.
Los trabajos estaban tan adelantados que el parón fue recibido como un jarro de agua fría por la asociación de vecinos del barrio, quien advirtió que el peligro podía venir al parar las obras y dejar la infraestructura cerrada, cuando se encontraba a más de la mitad de camino.

el vallado. Además, el colectivo vecinal insistió en que se retiraran las vallas perimetrales del edificio, si la obra no se iba a reanudar por el momento, porque invadían la acera y cortaban la mitad de la calzada, poniendo en peligro tanto a viandantes como a  conductores. El pasado viernes, el vallado voló por los aires por las fuertes rachas de viento, lo que propició la invervención de los bomberos. Poco después, el Sescam instó a la constructora a reforzar las vallas para evitar situaciones similares en el futuro.

165.000 euros en 2014. Desde el principio el Gobierno regional ha manifestado su intención de concluir la infraestructura aunque sin olvidar la complicada situación económica y las limitaciones presupuestarias.
En cualquier caso, los presupuestos regionales de 2014 contemplaron una partida de caso 165.000 euros para el centro de salud, una cantidad que la Junta reconoció insuficiente para terminar el inmueble. Una cantidad a la que en 2015 se sumaban otros 340.000.

más de 1.500 metros. Durante la presentación del proyecto, allá por septiembre de 2010, se conocieron los datos técnicos de un edificio que se levantó sobre una parcela de más de 1.500 metros cuadrados con una superficie total cercana a los 1.300 metros, distribuidos en una sola planta para facilitar el acceso de los usuarios de ancianos y niños.
Las nuevas instalaciones sanitarias contarían con tres consultas de medicina de familia, otras tantas de enfermería, así como una sala de emergencias polivalente y un área de rehabilitación con las que mejorar el servicio prestado actualmente a los pacientes en un pequeño consultorio médico.
El proyecto nació con un presupuesto de unos dos millones de euros, rebajados en la adjudicación, y las obras empezaron en 2011 con un plazo de diez meses , pero hoy los vecinos siguen esperando.