Talaverana atrapada en Bolivia pide ayuda para regresar

Lola Morán Fdez.
-

Es uno de los españoles?s que se han quedado en este país tras el cierre de las fronteras por la crisis sanitaria del coronavirus y que piden al Gobierno español más vuelos de repatriación

Talaverana atrapada en Bolivia pide ayuda para regresar

María Eida Flores, vecina de Talavera desde hace 26 años, es uno de los aproximadamente 600 españoles que permanecen atrapados en Bolivia desde que allí se decretara la cuarentena el 16 de marzo y se cerraran las fronteras terrestres y aéreas en el país el 20 de marzo, cancelándose todos los vuelos nacionales e internacionales. Lo que iba a ser una visita de un mes y medio a sus familiares en Bolivia, país desde el que llegó a España hace 29 años para vivir primero en Madrid y después en Talavera, se ha convertido ya en una estancia obligada de casi dos meses y medio.
«Vine a Bolivia a visitar a mis hermanos, estoy aquí desde el 1 de marzo y aquí estoy, ¡atrapada!», explica a este diario Flores, nacionalizada española hace ya 26 años. Angustiada, esta talaverana asegura estar viviendo una situación «terrible» porque, a pesar de que afortunadamente está en casa de una hermana, su marido, hijos y nietos están lejos. A la distancia se añade la preocupación por el delicado estado de salud en el que se encuentra en estos momentos su marido, como así le acaban de comunicar desde España, algo que le obligará a realizarse este mismo lunes en el Hospital de Talavera una serie de pruebas.
Junto a su marido, dentista jubilado, Flores tiene tres hijos, que residen en Madrid, y una hija, vecina de Calera y Chozas. Esta última siguió los pasos de su padre y ha tomado su relevo al frente de la clínica dental Adolfo Caballero tras la jubilación de su progenitor. Sus hijos, junto a sus 7 nietos y demás familiares y amigos, están ahora muy lejos de ella por esta imposibilidad de disponer de un vuelo para poder regresar a casa.
Como explica Flores, desde Bolivia ha habido un solo vuelo de repatriación de españoles durante esta crisis sanitaria del coronavirus y, pese a que ella está inscrita en el Consulado Español para regresar al país, «no tuve la suerte de que me dieran billete».
«Estoy desesperada por volver a mi casa», lamenta, trasladando ante todo su preocupación por el estado de salud de su marido y por no poder estar con él en estos momentos. De hecho, su vuelo de regreso a España estaba previsto para el pasado 15 de abril a través de la compañía Air Europa, si bien se lo han postergado ya hasta en tres ocasiones.
«Sería muy feliz volviendo a mi tierra de adopción, que estoy orgullosa de ella», reitera Flores, quien asegura que escribe prácticamente todos los días al Consulado para intentar solucionar esta situación, si bien como respuesta solo obtiene «acuse de recibo».
Sostiene que no es la única y que, como ella, hay muchos más españoles, entre ellos uno de Toledo, que se han unido en un grupo de whatsapp que se llama ‘Atrapados en Bolivia’ y que reúne ya a cerca de 280 afectados por la falta de vuelos comerciales a España, si bien la cifra sigue creciendo.
Recogida de firmas. De hecho, a través de la plataforma Change.org está abierta una recogida de firmas para solicitar la ayuda del Gobierno español, al Ministerio de Asuntos Exteriores y a la Embajada española en Bolivia, donde señalan que son más de 600 los afectados.
«No entendemos cómo el Gobierno español ha sido capaz de dejar abandonados a sus compatriotas, calculamos que somos más 600 españoles, con nacionalidad española y residentes que nos encontramos en Bolivia», explica la petición abierta en esta plataforma.
En ella se insiste en que solo ha habido un vuelo de repatriación hacia Madrid el pasado 6 de mayo que llevó «a algunos afortunados de vuelta a sus hogares», aunque «somos muchos los que nos quedamos aquí olvidados por nuestro Gobierno».
Por ello,  piden «que se gestione otro vuelo de repatriación lo antes posible», puesto que, además de querer regresar a sus hogares, en Bolivia hay quienes se están quedando sin dinero, «ya que muchos tienen que pagar un lugar donde quedarse en Bolivia y además seguir haciendo frente a sus obligaciones en España». «Después de casi dos meses aquí está situación se está volviendo insostenible», recalcan.
Además, lamentan que el Consulado español no da ninguna información sobre los vuelos o acerca de cómo se están haciendo las listas de pasajeros y los afectados se sienten «abandonados a su suerte».  Por eso también piden al Gobierno español que les informe con antelación de cuándo podrían regresar a España.