La región no tendrá centros 'CAR-T' contra el cáncer

J.A.J
-
La región no tendrá centros ‘CAR-T’ contra el cáncer

Los pacientes de Castilla-La Mancha tendrán que trasladarse hasta Madrid o a alguno de los 8 hospitales homologados en otras zonas de España

Los pacientes de Castilla-La Mancha que necesiten un tratamiento CAR-T, la terapia inmunocelular  más novedosa y especializada contra diversos tipos de cáncer, tendrán que desplazarse hasta Madrid por ser el lugar de mayor cercanía o a cualquiera de los ocho hospitales homologados en otros lugares,  en Castilla y León, Comunidad Valenciana, Cataluña y Andalucía. Esos centros fueron designados ayer por el Ministerio de Sanidad como centros de referencia para estos tratamientos personalizados entre quejas de alguna comunidad que quedó fuera del reparto.
No fue el caso de Castilla-La Mancha, que ni siquiera había solicitado la homologación de alguno de sus hospitales, según reconoció el consejero de Sanidad, Jesús Fernández a su llegada a la reunión del Consejo Interterritorial de Sanidad. «Nosotros aún no hemos presentado ningún servicio, pero nos incorporaremos a medida que vayan pasando las siguientes etapas», manifestó al respecto. A su juicio «lo importante» ahora mismo es que se hayan creado «las primeras unidades» en España.
Y es que, según lo que establece el Plan Nacional de Terapias Avanzadas, dentro de seis meses el Ministerio de Sanidad volverá a evaluar la situación y es posible que ahí se puedan incoporar más centros hospitalarios si las comunidades lo piden y si pasan el proceso de homologación, ya que necesitan reunir una serie de criterios técnicos muy específicos para poder convertirse en hospitales donde se administren los tratamientos CAR-T.
Así pues, hasta que Castilla-La Mancha cuente con un centro homologado los pacientes de  leucemia linfoblástica aguda y linfoma B difuso de células grandes que necesiten esta terapia tendrán que desplazarse a Madrid, en concreto al Hospital General Universitario Gregorio Marañón para el tratamiento de pacientes adultos y al Hospital Infantil Universitario Niño Jesús para pacientes pediátricos. Otra posibilidad sería acudir a Barcelona, al Hospital Clínic de Barcelona, al Vall d’Hebron o al Hospital de la Santa Creu; a la Fe  de Valencia o al Clínico Universitario de esa misma ciudad; al Complejo Asistencial de Salamanca, y al Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla.
Lo que sí preocupa al consejero, según dijo, es la «equidad» del sistema, es decir, «que todos los ciudadanos, vivan donde vivan, puedan tener acceso a cualquier tratamiento o a cualquier diagnóstico». En este sentido manifestó que van a seguir reclamando «fondos de cohesión porque es lo que equilibra el sistema y lo que le da equidad». Esa cuestión sin embargo, dijo, tendrá ya que abordarse en la próxima legislatura, con el nuevo Gobierno central -el actual está en funciones- y los nuevos Ejecutivos autonómicos que salgan de las urnas el próximo 26 de mayo.
Sobre el asunto del acceso a los tratamientos CAR-T, algunos consejeros, especialmente los de las comunidades gobernadas por el PP, expresaron sus dudas sobre el acceso de todos los pacientes en igualdad de condiciones tanto por el escaso número de hospitales homologados como por el precio de los tratamientos.