PCR sin protección de datos ni resultados por escrito

F. J. R.
-

En los últimos días las citas para la prueba de Covid-19 están copadas por menores, se les nombra en la calle por nombre y apellidos y el resultado se dice por teléfono

PCR sin protección de datos ni resultados por escrito - Foto: David Pérez

La vuelta a las aulas se está dejando ya notar en Atención Primaria. Los distintos centros de salud de la ciudad han aumentado exponencialmente sus listas para realizarse una prueba PCR que confirme o descarte una infección por coronavirus. Si hace una semana el perfil medio se situaba en adultos de mediana edad, en los últimos días la mayoría de los que acuden son menores de edad acompañados de sus padres.

Es una estampa ya común ver largas colas en las puertas de los centros de salud y cada vez se están teniendo más problemas para encontrar cita para una PCR en las siguientes 24 horas tras comenzar a manifestar los síntomas. La situación de la pandemia en la capital se ha agravado con el fin del verano y la vuelta a las clases, y está amenazando con colapsar algunos centros sanitarios.

Esa presión asistencial se traduce en un lógico desbarajuste, produciéndose situaciones que ya están comenzando a denunciar muchos padres. Una de las que más llama la atención y sorprende es que no se esté cumpliendo con la ley de protección de datos. Es habitual desde hace ya muchos años que los nombres de las personas que acuden al médico no se publiquen completos, pero la situación ha cambiado en estos tiempos en los que no se puede acceder al edificio de centro de salud y a los pacientes se les recibe en la calle. A gritos, enumerando nombres y apellidos, se pasa lista de las personas que esperan para realizarse una prueba PCR para comprobar que están todos. La situación se vuelve especialmente molesta para muchos ciudadanos, que no quieren que se les señale como potenciales portadores de coronavirus y que echan en falta la confidencialidad que ampara la ley.

Con todo, muchos achacan esta situación de pasar lista a voz en grito a la urgencia y la gravedad de la pandemia, aunque bien es cierto que la mayoría de padres que esperan para hacer una PCR a sus hijos no les gusta que se les señale.

Esta no es la única incidencia que está preocupando a los padres que acuden estos días a hacerse la prueba del coronavirus, ya que también les sorprende que los resultados de la prueba sean comunicados por teléfono por los pediatras y no se reciba ningún documento que acredite que se ha pasado la prueba y que ha dado negativa.

La situación se vuelve más rocambolesca cuando en muchos ocasiones, al ponerse en contacto con los colegios para comunicar que la PCR ha dado negativo el centro le pide el documento y, finalmente, tienen que resolver la situación como un mero acto de fe entre centro y padres y un correo electrónico de las familias en la plataforma ‘Papas’ en el que comunican al centro que, tras presentar síntomas, dejar de ir a clase y se practicada una PCR, ésta ha dado negativo y el menor de edad vuelve al colegio.

Además, la coordinación entre muchos centros escolares y los centros de salud está fallando. Al principio del curso se dijo por parte delas autoridades sanitarias que todos los colegios e institutos iban a depender de una centro de salud específico para tratar sus incidencias. En los primeros días la comunicación fue fluida, pero en esta segunda semana ya son varios los colegios que dicen no saber nada de sus centros de referencia.

Los propios trabajadores sanitarios también denuncian la situación, afirmando que muchas veces los continuos cambios de nomas y protocolos favorecen la descoordinación e inducen al error desde los propios canales oficiales.