Nogueira entregó a la Guardia Civil un móvil reseteado

B. Monge
-

Los agentes que han intervenido en la investigación se muestran convencidos de que el acusado no volvió voluntariamente de Brasil, sino forzado porque la justicia le seguía los pasos

Nogueira entregó a la Guardia Civil un móvil reseteado

Una veintena de agentes de la Guardia Civil prestaron testimonio ayer en la Audiencia Provincial de Guadalajara en la tercera sesión del juicio que se sigue contra Patrick Nogueira por los asesinatos de sus tíos, Marcos y Janaina, y sus dos primos, de cuatro y un años de edad, en agosto de 2016 en una vivienda de Pioz, en Guadalajara. Entre los miembros de la Guardia Civil que declararon se encontraban agentes especializados en investigación criminal, en homicidios y en redes, así como integrantes de la Policía Judicial que han intervenido en el caso. 
Uno de los agentes que ha intervenido en la investigación aseguró ante el jurado popular que el teléfono móvil que Patrick Nogueria, el autor confeso del cuádruple crimen, proporcionó cuando llegó de Brasil a España para entregarse a la Policía tras conocerse los hechos estaba «totalmente reseteado» aunque usaron otros medios para acceder a la información. De hecho, los agentes han señalado que, durante la investigación, han encontrado mensajes y datos tanto en las tarjetas como en la nube.
Una investigación que también sitúa uno de los móviles de Patrick en Pioz durante el día en el que se cometió el crimen y el posterior, algo que los agentes de la Guardia Civil que han declarado en la Audiencia Provincial de Guadalajara han observado en la señal de los repetidores. Así lo pusieron de manifiesto en el tercer día de la vista oral que se sigue contra este joven brasileño acusado de un cuádruple crimen por el que las acusaciones solicitan para él la prisión permanente revisable, jornada en la que una veintena de agentes de la Policía Judicial y Criminalística han sido llamados a declarar bien en calidad de testigos o de peritos por el hecho de haber participado en las investigaciones. 
Preguntado sobre el contenido del móvil del autor confeso han sido varios los testimonios que han coincidido en señalar que había «trazas» de que el teléfono había sido reseteado en referencia concreta a uno de ellos, ya que se ha sabido que el autor confeso había dado de alta cuatro móviles que había ido causando baja en distintos momentos.
Durante la investigación, la Policía Judicial también descubrió señales de manchas de sangre en el piso de Alcalá de Henares en el que vivía Nogueira en ese momento; y cómo una de las paredes bajo la cual un perro policial descubrió dichas manchas había sido pintada recientemente.
Agentes de la Policía Judicial y de la UCO de la Guardia Civil han mostrado su convencimiento de que Patrick Nogueira regresó a España tras huir a Brasil después de cometer los asesinatos «forzado» y no voluntariamente, un razonamiento que basan en los propios mensajes de WhatsApp que compartió el autor confeso con una amiga, en los que le dijo que si venía a una cárcel española «podría estudiar una carrera».
Esta declaración podría ser importante de cara a establecer si Nogueira se entregó o no voluntariamente, y aunque los mismos agentes han reconocido a preguntas de la Defensa que el autor confeso podría buscar beneficios penitenciarios, también han admitido que entregó el móvil de manera voluntaria, aunque han precisado que podría ser porque ya había borrado cosas.
«Creo que colaboró activamente porque él sabe que la justicia está detrás de él y se ve forzado» por la familia, y especialmente por su padre, ha señalado uno de estos agentes tras precisar que a su juicio quedaba demostrado que «vino forzado».
A preguntas de las partes estos mismos agentes, que han declarado en su doble condición de testigos y peritos, tras recordar que el hallazgo de este cuádruple crimen fue la noche del 17 de agosto, han confirmado que fue la hermana de Patrick Nogueira llamada Hanna la que le facilitó la salida de España a Brasil, a donde había huido, cambiándole la fecha de vuelta de un billete que tenía ya, y que lo hizo precisamente porque ya veía «indicios» de que tuviera algo que ver.
Posteriormente, también fue su hermana, abogada de profesión, la que le recomendó que volviera a España cuando estaba más clara su presunta autoría en estos hechos tras asegurarse de que aquí se le garantizarían los derechos y tendría un juicio justo. De hecho, Hanna y el abogado de Nogueira se entrevistaron el 10 de octubre con el juez y con el instructor al día siguiente.