La Virgen de la Salud saldrá el jueves a la calle

J. Monroy
-
La Virgen de la Salud saldrá el jueves a la calle - Foto: David Pérez

Este martes se ha tenido que suspender por la lluvia, aunque han sido muchos los fieles que se han acercado hasta Santa Leocadia a rendir culto a la imagen y escuchar la misa

No ha habido suerte esta Semana Santa en Toledo. Las lluvias han impedido la salida de varias de las procesiones por segundo año consecutivo. Ya pasó, por ejemplo, el Viernes Santo con la del Cristo de la Misericordia y a la Virgen de la Caridad, que se tuvieron que quedar en el interior de la parroquia de Santa Leocadia. Este martes la ha ocurrido lo mismo a la Virgen de la Salud, que sí saliera el pasado año. Aunque, en esta ocasión va a haber remedio: se desarrolló con normalidad la misa en honor de la Salud, que intentará salir de nuevo el jueves, a las seis de la tarde, tras lo cual, además, se repetirán los oficios.
En realidad, estaba muy claro unos minutos antes de la hora prevista para la salida que no iba a haber procesión. No es que lloviera con mucha fuerza, de hecho, lo hacía de forma intermitente, pero sí con viento racheado que lo hacía todo muy desagradable. Además, el empedrado estaba totalmente empapado, lo que hacía muy peligroso sacar la imagen por las empinadas cuestas del Casco.
A pesar de todo, no faltaron a la cita los muchos fieles de esta Virgen, sobre todo, entre los vecinos del entorno, ni varios concejales del Ayuntamiento, encabezados por las candidatas a la Alcaldía Tolón y Alonso, y la Unión Musical Benquerencia, que tanto trabajo ha tenido estos días.
Estaba claro que era una locura sacar la imagen, y miembros de la cofradía debatieron unos instantes con Tolón y sus concejales. La duda era si se posponía la procesión para el jueves o el viernes. Al final, será mañana, a la misma hora prevista, es decir, las seis de la tarde.
Saludo a la Virgen. Aunque este jueves, por lo tanto, se desarrollará la procesión, con su consiguiente misa, no obstante ayer también se desarrollaron los oficios por parte del párroco de Santa Leocadia.
También hubo muchos fieles que no quisieron dejar pasar la oportunidad de saludar a su Virgen, situada a la izquierda del altar según la miraban, adornada con sus angelitos y sus enormes candelabros; como siempre, vestida de verde. A pesar de que no salía, también colgaban los exvotos que los fieles han entregado como ofrenda a la Virgen para que les ayude a sobrellevar una dolencia. Por eso hay figuras metálicas con forma de pierna, de mano o con dos ojos labradas.
Desde la Cofradía se avisó a las religiosas del convento de Capuchinas, que todavía están allí, y esperaban a su Virgen, de que esta no pasaría.