Escuelas infantiles públicas sin recursos

C.M
-
Escuelas infantiles públicas sin recursos - Foto: David Pérez

Denuncian «la privatización, en 17 centros, del servicio de Mantenimiento, Limpieza y Servicios Domésticos» y reclaman «una nueva orden de organización y una carta de servicios de calidad»

La puerta de la Escuela Infantil Castilla-La Mancha fue el espacio elegido por el personal de las escuelas infantiles públicas de la región para hacer pública una reivindicación que, en su cuarta jornada de concentración, todavía «no ha obtenido respuesta alguna por parte del Ejecutivo regional.
Por ello, y apreciando las constantes necesidades de un colectivo que atiende una etapa educativa tan sensible como es la del primer ciclo de educación infantil -desde los 0 a los 3 años-, las trabajadoras -indudablemente son mayoría- volvieron a reclamar recursos imprescindibles tanto para el buen desarrollo de su función como para la correcta atención de los pequeños.
No en vano, en la región existen 38 escuelas públicas de titularidad autonómica -«hasta hace nada 100% públicas» ya que «en 17 de ellas el servicio Mantenimiento fue privatizado»- en la que trabajan alrededor de 500 personas que se ven afectados por la no cobertura de plazas que debe abordarse .
La representante de STAS-CLM, y Técnico Especialista en Jardín de Infancia, insistió en que estas movilizaciones «solo abogan por solventar las deficiencias que presentan estos centros», tanto a nivel de personal como de infraestructuras. Demandas que viene solicitándose a la Consejería de Educación durante cuatro años -a través de mesas técnicas «en las que se detectan las necesidades- y que, hasta la fecha, no han sido atendidas.
De hecho, y haciendo valer la voluntad política, Susana Cardona expresó la esperanza de que tras haber pasado la jornada electoral, «podamos reunirnos en torno a una mesa para negociar, por fin, una nueva orden de organización y funcionamiento de las Escuelas infantiles», espacio en el se puede plasmar «de manera actualizada las necesidades de estos centros».
En este mismo sentido, el colectivo demanda «una nueva negociación de una carta de servicios de calidad», un documento técnico llamado a recoger «la ratio de los profesionales necesarios para atender a este ciclo». Explicó, la representante de STAS-CLM, que el asunto de la ratio se abordó en «un documento técnico que recogió la propia Consejería» en la que se especificaba la dotación «de una persona de apoyo cada dos o tres aulas, y el personal de limpieza y servicio doméstico también para dos aulas, y no cada tres como ahora». Personal, este último, que «tiene que cubrir demasiado espacio sin contar ni con tiempo ni con personal humano».
servicio de mantenimiento privatizado. Solicitando, Susana Cardona, a este Gobierno regional «más sensibilidad hacia los servicios públicos», instó a «revertir la privatización del personal de mantenimiento en 17 escuelas infantiles» porque se trata de una labor «fundamental». Este proceso, ejecutado en diciembre por el Ejecutivo de Emiliano García-Page, tuvo lugar porque desde Consejería se entendió que «con una persona que venga cada dos meses era necesario para limpiar, por ejemplo, los patios» una vez el personal interino que realizaba estas funciones fue trasladado o las plazas quedaron vacantes. Un proceder, reiteró, que requiere «constantes llamadas por parte de estos centros para solicitar este servicio» en un entorno en el que «es imprescindible de manera diaria» tal y como sucede en los centros en los que este servicio no está privatizado.
Todas las situaciones descritas requieren «una solución real» que «seguiremos exigiendo con movilizaciones hasta que acaba el curso» porque «qué menos que comenzar el próximo curso con la plantilla cubierta al 100%, pudiendo cubrir las bajas de personal una baja y sin tener que repartir a los niños por las aulas».
Una necesidad derivada de la oferta del servicio de aula matinal que, por ello, hace que el personal deba acabar su jornada antes de la finalización del horario, cosa que no sucedería « con plantilla cubierta y con los ratios adecuados a lo que se oferta». Porque en esta educación es «crucial la figura del apego» y no «ocurre ni por asomo en la siguiente etapa, de 3 a 6 años, donde a nadie se le ocurre que los pequeños sean atendidos por tutores que no son los suyos».