La nueva campaña del ajo demanda «1.500 empleos»

C.M
-

Patricia Franco adelantó que de los expedientes de regulación temporal de empleo, que afectan a más de 100.000 trabajadores, se han resuelto el 99% de los presentados

La nueva campaña del ajo demanda «1.500 empleos» - Foto: David Esteban

La consejera no olvidó apreciar «el esfuerzo» de la red de Oficinas de Empleo para dar a conocer las ofertas de empleo y el apoyo al Servicio SEPE. En este punto, confirmó que «están cubiertas más del 50% de las demandas llegadas» sobre todo, citó, «relacionadas con el sector de Sanidad y de Agricultura». Sobre las campañas agrícolas, Patricia Franco dio cuenta de que se ha cubierto «más del 60% de las peticiones» de la recogida del espárrago en Guadalajara» y que para la del ajo -en la provincia de Cuenca- ya se cuenta «con más de 1.500 demandas» de trabajo.
De hecho, la consejera recordó que tras la entrada en vigor de la orden del Gobierno regional que permite la movilidad laboral de personas desempleadas, «quien lo desee» puede tramitar su solicitud de empleo para trabajar en las campañas agrícolas. Tras ello, la responsable regional resaltó el trabajo que se realiza desde la Red de Oficinas Emplea de la región, 42 repartidas por todo el territorio, «para atender y gestionar todas las ofertas de trabajo que llegan en estos momentos en la región y todas las demandas de aquellas personas desempleadas que quieren trabajar».

 

Los ERTE afectan a más de 100.000 personas
Patricia Franco adelantó que los expedientes de regulación temporal de empleo ya ha resuelto el 99% de los presentados, que afectan a más de 100.000 trabajadores, lo que apunta a la «tranquilidad para las empresas afectadas». En este sentido, lo corroboró apuntando que «sólo en casos puntuales se ha tenido que recurrir al ‘silencio administrativo’». Esta rapidez en la tramitación fue considerada por la consejera como esencial porque se trata de «mantener el cordón umbilical que une a trabajadores y empresas durante la parálisis en la actividad comercial y productiva», evitando así la pérdida de empleos y garantizando de la mejor forma posible que esos datos se tornen en empleo una vez se pueda volver a normalizar la actividad económica y social de la región.
Sobre ello, la responsable regional aludió a que el nuevo «Pacto por la reconstrucción» debe alimentarse de medidas «necesarias de carácter inmediato, tal y como exige la ciudadanía».