Dos Guinness a la pata coja y hacia atrás

J. M. Loeches
-

El atleta de Cabañas de la Sagra Christian López rebaja los 15 y 30 segundos que le pedían, repectivamente, en los 50 y 100 metros hacia atrás a la pata coja y suma dos récords más a su palmarés

Christian López lo ha vuelto a hacer. Y ya van ocho. El atleta de Cabañas de la Sagra se apuntó otros dos récords Guinness, esta vez los 50 y los 100 metros a pata coja. Le pedían bajar de 15 y 30 segundos, respectivamente, y lo logró sobre la el tartán azul de la Escuela de Gimnasia de Toledo. Estuvo rodeado de sus amigos y familiares y varios medios de comunicación, testigos directos de la inmensa felicidad que desbordó tras hacerle llegar los tiempos.
Ambos récords estaban en poder de un estadounidense, pero en cuanto Guinness World Records se los homologue serán del toledano. Tras calentar durante muchos minutos, eran aproximadamente las 10:15 horas de la mañana cuando decidió abordar el primer reto, los 50 metros a pata coja. Una bocina anunció que ya estaba en competición y se pusieron en marcha los cronómetros. Al sobrepasar la línea de meta, daba la sensación de que lo había conseguido y el registro de 12.05 así lo confirmaba. Primeros brazos al aire.
Pero Christian López no se quería conformar con uno y tras tomarse unos cinco minutos de pausa, volvió al punto de partida para encarar los 100 metros a pata coja. Con su técnica de apoyar la pierna izquierda e impulsarse con la derecha, realizó otra carrera espectacular y paró el tiempo en 24.20 (le pedían 30 segundos).
Dos Guinness a la pata coja y hacia atrásDos Guinness a la pata coja y hacia atrás - Foto: VÁ­ctor BallesterosEl corredor cabañil no daba crédito al reconocer que su mejor tiempo estaba en 28 segundos. «Para mí poder estar en esas marcas ya era un mérito pero cuando pisé la pista por la mañana me entró una buena sensación de que podía incluso superarlo», declaró al final de los dos récords. Y es que, se encontró perfectamente «tras descansar bien los dos últimos días». López arrastraba una periostitis que le había dado un poco de guerra, pero en este caso no quiso molestarle para inscribir de nuevo su nombre en el Guinness World Records.
Pero el objetivo del atleta de Cabañas de la Sagra sigue siendo poner su nombre en muchas más ocasiones y a finales del presente mes o principios de junio tiene previsto volver a enfrentarse a otros desafíos, esta vez con un carácter benéfico. Será en favor de Marcos, un niño de 10 años con distrofia muscular de Duchenne.
En este caso, su idea pasa por encarar dos récords Guinness. El primero será batir el tiempo manteniendo el equilibrio con un palo de escoba en la cabeza. Ya lo hizo hace poco con la nariz y lo dejó en una hora y media. Por lo demás, también intentará subir el mayor número de escalones consecutivos haciendo malabares. Lo hará en las escaleras del Miradero, en Toledo, porque los escalones deben medir más de 17 centímetros. La pecularidad es que debe seguir con los malabares cada vez que baje porque para batirlo debe superar los 600 peldaños, por lo que tendrá que subir más de seis veces.


Más fotos:

Dos Guinness a la pata coja y hacia atrás
Dos Guinness a la pata coja y hacia atrás - Foto: VÁ­ctor Ballesteros
Dos Guinness a la pata coja y hacia atrás
Dos Guinness a la pata coja y hacia atrás - Foto: VÁ­ctor Ballesteros
Dos Guinness a la pata coja y hacia atrás
Dos Guinness a la pata coja y hacia atrás - Foto: VÁ­ctor Ballesteros