Oscus rinde su homenaje anual a la fundadora de la obra Dolores Sopeña

latribunadetoledo.es
-

lt | TOLEDO
redacciontoledo@diariolatribuna.com

Los amigos, voluntarios y colaboradores de la Fundación Obra Social y Cultural Sopeña (Oscus) de Toledo vivieron el jueves una jornada especial, con la celebración de la Festividad de la Memoria Litúrgica de Dolores Sopeña, fundadora de la obra. Aunque la fiesta tiene lugar cada 10 de enero, este año en Toledo por diversos motivos tuvo que retrasarse al jueves, 22 de enero. «Este año ha sido más numeroso el número de personas que han participado en las actividades», según informan desde Oscus, una organización que quiere dar a conocer la labor que en ella se realiza, «siguiendo los valores de sencillez, humildad y fraternidad de Dolores Sopeña».
Una visita al Museo de los Tapices de la Catedral y  la comida de hermandad, fueron seguidas por la conferencia del historiador y voluntario de Oscus Toledo, Federico Gómez de Salazar,   sobre ‘La España de Dolores R. Sopeña, en los años en los que la beata vivió, entre 1848 y 1918’. Gómez de Salazar presentó la España y los acontecimientos sociales y culturales que tuvieron lugar cuando Dolores R. Sopeña creó su obra por todo el mundo, «una España que pasaba hambre y donde indigencia reinaba, lo que movió a la beata a darse a los demás, ayudando siempre a la clase trabajadora».
Todos los presentes  se adentraron en un momento histórico «muy importante para los españoles», «un momento no tan lejano, pues muchos de sus bisabuelos participaron en las guerras que tuvieron lugar en estos años». Gómez de Salazar también hizo referencia al cardenal de Toledo, el beato Ciriaco María Sancha, al que Dolores Sopeña ayudó cuando éste estaba preso en Santiago de Cuba, y que gracias a su colaboración e implicación pudo crear su obra y abrir un centro en Toledo.