El general Llamas ve «irreversible» el nuevo cuartel

F. Rodríguez
-

El jefe de zona de la Guardia Civil en Castilla-La Mancha considera que el proceso ya está en manos del Ministerio del Interior y que en unos años será toda una realidad para Toledo. Se levantará frente a Vega Baja

El general Llamas ve «irreversible» el nuevo cuartel - Foto: David Pérez

«Irreversible». Así calificó ayer el general de brigada jefe de zona de la Guardia Civil en toda Castilla-La Mancha, Manuel Llamas, el proceso de construcción de una nueva casa cuartel en la ciudad de Toledo. Un calificativo destinado a los más incrédulos sobre el proyecto que disipa cualquier duda de que la ciudad vaya a renovar, después de 50 años en pie, su actual Comandancia.
El proyecto de construcción de la nueva instalación, que tal y como adelantó hace meses La Tribuna se levantará en los terrenos permutados al Ministerio de Defensa que existen en la avenida Mas del Ribero, frente al yacimiento de Vega Baja, está en manos ya del Ministerio de Interior, que será el encargado de proceder a su financiación tras lograr la cesión de los terrenos y, además, la permuta con el Ayuntamiento del suelo del actual cuartel para levantar tras su derrumbe vivienda pública.
Llamas, que esta mañana ha celebrado un desayuno informativo con los medios de comunicación para valorar los actos del 175 aniversario de la Guardia Civil que se han venido sucediendo desde comienzos de año, aseguró que la construcción del nuevo cuartel es algo imparable, al menos burocráticamente. Nunca antes Toledo ha estado tan cerca de tener un nuevo cuartel de la Guardia Civil, que según los plazos fijados por Interior debería estar en pie en un plazo máximo de siete años. La futura Comandancia está catalogada como ‘Objetivo 1’ (máxima prioridad), dentro del ‘Plan de Infraestructuras para la Seguridad del Estado 2019-2025.