Piden 55 años a una banda que robó y retuvo a dos mujeres

Redacción
-
Piden 55 años a una banda que robó y retuvo a dos mujeres - Foto: Ví­ctor Ballesteros

Dos de los autores de este robo siguen siendo desconocidos, según recoge el auto del Ministerio Fiscal. La víctima y su madre fueron maniatadas y amenazadas con armas de fuego

Una vecina de Illescas que responde a las iniciales V.M.L. y su madre -A.M.L.- van a tener que revivir a partir del próximo 3 de abril la que, a buen seguro, es una de las experiencias más traumáticas de su vida, si no la más. Ambas fueron retenidas por un grupo de atracadores  que las amordarazon y amenazaron con armas de fuego en el domicilio de la primera con el objeto (los atracadores lo consiguieron) de robar dinero y otros efectos de valor de dicha vivienda.
Los hechos, por los que Fiscalía pide en conjunto 55 años de cárcel, ocurrieron en la mañana del 19 de junio de 2015 en una vivienda unifamiliar situada en la calle Villalar de Illescas. Allí, tres de  los acusados -son seis a los que se juzga- junto a otros dos, «cuya identidad desconocemos», señala el escrito del Fiscal, accedieron y se apostaron frente a la vivienda a la espera de que las víctimas regresaran de llevar a los niños al colegio.
Dos de ellos se colaron hasta el garaje tras escalar al patio interior de la vivienda para esperar a sus víctimas mientras un tercero realizaba las labores de vigilancia exteriores desde el vehículo en el que llegaron a la vivienda objeto del atraco.
Sobre las 10,00 horas, la dueña de la vivienda y su madre regresaron a bordo del vehículo Toyota Rav4 (en el que luego escaparon los ladrones) que estacionó en el interior de su garaje, momento en que los acusados las abordaron acometiéndoles con armas y cubriendo sus rostros con bufandas tubulares y capuchas para evitar ser reconocidos, indica el Fiscal.
A partir de ahí, y durante al menos una hora, los atracadores comenzaron la búsqueda del dinero que los moradores escondían en su domicilio y del que los acusados conocían su existencia. Así, dejaron a la madre de la víctima en el garaje «custodiada bajo pistola por uno de ellos impidiendo durante este tiempo su libertad de deambulación», y se llevaron a la dueña de la casa «maniatada y amenazada con arma por todas las estancias de la casa», hasta dar con el dinero que buscaban. Además, aprovecharon los ladrones para sustraer todas las joyas y diversos efectos que encontraban a su paso. 
Como la víctima no sabía dónde  guardaba el dinero su marido, relata el Fiscal que «los acusados comenzaron a ponerse violentos amenazándola con córtale los dedos con un cúter» y llegando incluso a introducirle «en la boca el cañón de una escopeta de caza cargada, propiedad de la familia y que allí encontraron, la cual se encontraba en perfecto estado de funcionamiento». También la amenazaron con hacerle daño a su familia, además de «darle golpes en la espalda con el desencofrador que portaban». Finalmente la dejaron atada de pies y manos, con la cabeza tapada, en una de las habitaciones impidiendo su libertad de deambulación.

150.000 euros en una mochila. Cuando lo acusados consiguieron hacerse con el dinero que la familia escondía en una mochila en la habitación de los niños, 150.000 euros en efectivo, se dierona la fuga en el vehículo de la dueña de la vivienda en el que cargaron el resto de los efectos sustraídos tales como joyas, relojes, Tablet Samsung Galaxy, teléfono móvil Samsung, IPOD Touch, IPHONE 5, y una escopeta.
 A consecuencia de estos hechos la mujer sufrió, además de secuelas por estrés postraumático y lesiones psíquicas, varias lesiones en brazos, manos y cuello «para cuya sanidad invirtió 15 días  todos ellos impeditivos para sus ocupaciones habituales». Su madre, que fue retenida en el garaje, también necesitó 15 días para curar de sus lesiones físicas a las que se añadieron las secuelas por estrés postraumático.