¿Y ahora qué?

J. M. Loeches
-

Tras proclamarse campeona de Europa, Isabel Fernández tendrá que buscarse citas internacionales no oficiales por la no inclusión del para-kárate en Tokio 2020 y la lejanía del próximo Mundial

¿Y ahora qué?

Isabel Fernández ya ha tenido varios días para saborear el oro cosechado el domingo en el Campeonato de Europa de Para-kárate celebrado en Guadalajara. Pero la toledana, tras las dos medallas reunidas en apenas cinco meses, se enfrenta ahora a un periodo de vacío de competiciones que le obligará a hacer encaje de bolillos para poder tomar parte en otras citas no oficiales. Eso sí, costeadas de su bolsillo.
El motivo no es otro que la exclusión del para-kárate del programa de los JuegosParalímpicos de Tokio, así que la siguiente cita internacional para la karateca será el Campeonato del Mundo de Dubai, en octubre de 2020. Prácticamente un año y medio sin competiciones federadas que, evidentemente, disminuirán su motivación. «Se entrena porque quieres hacerlo bien pero está claro que no es igual cuando vas a competir que una mera exhibición», reconoce la capitalina.
Mientras tanto, Fernández seguirá participando en la Liga Nacional RFEK, aunque ahora mismo es la única competidora española en su modalidad, así que no se mide a ninguna rival. Por eso, ya está en contacto con su entrenador, Álvaro Jiménez, para ver en qué pruebas es posible participar. Parece que se celebrará un Abierto en Las Vegas (Estados Unidos) y también otro en Alemania, en los que se incluirá el para-kárate. Sin embargo, «tendremos que ver cuál nos podemos costear», añade. El dinero sale de su propio bolsillo y hay que incluir la inscripción, el viaje y la estancia para ella y su entrenador.
Por este motivo, la toledana, después de tomarse esta semana libre, regresará a los entrenamientos pensando en todas estas competiciones. No podrá hacerlo en el que era su sueño, estar en unas Paralimpiadas. «Seguiremos luchando a pesar de que me han quitado esa ilusión», explica. Y es que, ya no sólo es que el para-kárate no haya entrado para Tokio sino que como el kárate tampoco estará en el programa de París 2024. Todos los estamentos de este deporte se han movilizado para pedir su inclusión, al no entender su salida prematura y que se haya dado cabida a otras modalidades, como el breakdance. «Se está peleando, pero creo que está muy complicado porque ya han tomado esa decisión», recalca.
Echando la vista atrás, Isabel Fernández recuerda con mucha alegría su participación en el Campeonato de Europa y recuerda que «aunque lo parezca, no ha sido fácil». Tenía mucha presión encima después de haberse proclamado campeona delMundo y cree que en Guadalajara «subió mucho el nivel» con respecto a Madrid «y no es fácil mantenerte».
La toledana confiesa que se entreno «muchas más horas» que para el Mundial y hasta se notó «bastante nerviosa» en la semifinal. Se relajó un poco en la final pero no quiso ver los katas de sus contrincantes «para estar concentrada». Una vez sonó el himno de España, Fernández se sincera: «Me emocioné más que en el Mundial porque habían sido muchas horas de trabajo».