Las asociaciones taurinas tienen derecho a subvenciones

Redacción
-

Una sentencia entiende que hubo discriminación en la convocatoria de Diputación de ayudas a entidades privadas sin ánimo de lucro de 2017

Las asociaciones taurinas tienen derecho a subvenciones - Foto: ï»David Pérez

La Asociación Cultural Taurina ‘El Trapío’ y la Fundación del Toro de Lidia han recibido el respaldo de los tribunales a su denuncia contra  la discriminación de la que denunciaron que fueron objeto al quedar excluidos -sin motivación, como ha quedado acreditado en la sentencia- de la convocatoria de subvenciones de 2017 para la realización de actividades culturales de las entidades privadas sin ánimo de lucro de carácter cultural de la provincia promovidas por el departamento de Cultura de la Diputación provincial.
Una exclusión que ha quedado subsanada, no obstante, en siguientes convocatorias como la del 2018 y 2019 aún por resolverse, y que según fuentes de la Corporación provincial consultadas por este periódico han dado por solventada esta circunstancia.
Sin embargo, como la Justicia tiene un proceso más lento, es ahora cuando El Trapío y la Fundación han recibido la sentencia favorable a su recurso contencioso-administrativo que anula a base segunda de aquel acuerdo de 2017 adoptado por la Diputación de Toledo.
Ambas organizaciones taurinas esgrimían en su denuncia el derecho a poder concurrir a dichas subvenciones culturales porque se quebrantaba el principio de igualdad y se conculcaban los principios de publicidad, trasparencia, objetividad, eficacia y eficiencia. Con su recurso, la asociación y la fundación expresaban su deseo de defender «los intereses de la tauromaquia, patrimonio cultural de todos los españoles, y denunciar la indefensión de más de treinta asociaciones que difunden la cultura taurina en Toledo».
Precisamente el carácter de Patrimonio Cultural de la Tauromaquia era uno de sus argumentos y en la sentencia se recoge que existe legislación que «consagra  la igualdad debido a que la tauromaquia es parte integrante del patrimonio cultural de nuestro país, cuyo desarrollo deben promover las Administraciones en todas sus manifestaciones».
El Juzgado argumenta que existe una «falta de razón objetiva para la exclusión de la convocatoria y falta de motivación porque los términos empleados ponen en duda que sean consideradas por la Diputación como asociaciones de carácter cultural».
Además, recoge que se produce una «vulneración constitucional y legal» y que la exclusión de las asociaciones taurinas de aquella convocatoria se efectuó ex novo «sin que en el procedimiento administriativo existiera documento alguno en el que se anuncie ni justifique dicha exclusión, sustrayéndola del acuerdo impugnado». Respecto a uno de los argumentos de defensa de Diputación, dice la magistrada que los demás colectivos afectados tenían sus propias convocatorias a parte y que si ellas no quisieron recurrir no es óbice para que las asociaciones taurinas no reclamen sus derechos «legítimamente».