Los acusados reconocen el robo en Illescas y pactan 5 años

J.M.
-

El acuerdo rebaja considerablemente la petición inicial de la Fiscalía de castigo a los seis procesados, de los cuales tres se encuentran en prisión por estos hechos

Los acusados reconocen el robo en Illescas y pactan 5 años - Foto: VÁ­ctor Ballesteros

La Fiscalía y la acusación particular firmaron ayer un acuerdo de conformidad con la defensa de los seis individuos, todos de origen marroquí, que iban a ser juzgados en la Audiencia Provincial por el asalto a una vivienda de Illescas y las amenazas a dos mujeres para conseguir los 150.000 euros guardados en la casa. Los encartados reconocieron los hechos y consiguieron una reducción considerable de la pena. Así, los principales encausados, M. R., O. G. y S. A. que están en la cárcel, pagarán con cinco años en prisión.
Según detalló a los medios de comunicación el abogado de la acusación particular, Mariano Gómez, dos de los tres procesados que se encuentran en prisión han acordado cinco años de cárcel. Concretamente, se trata de M. R. y O. G., que cumplirán cuatro años por detención ilegal y robo con violencia e intimidación, así como seis meses por tenencia ilícita de armas y otros seis meses por un delito contra la salud pública. Por su parte, S. A. asume cuatro años por detención ilegal y seis meses por tenencia ilícita de armas.
Por su parte, los otros tres procesados en esta causa, H. G. A. Y. y M. Y., que se enfrentaban a un delito de receptación limitan la pena a sólo seis meses de prisión dos de ellos y a tres meses en el caso del tercer encartado, tal y como informó el abogado de la acusación particular.
De esta manera, las penas se alejan mucho de la petición inicial de la Fiscalía Provincial, puesto que para los tres principales encausados solicitaba en principio 21, 19 y 15 años de cárcel por distintos delitos. En el caso de los procesados por la receptación, se ha pasado de dos años a seis meses y a tres meses.
El escrito de la Fiscalía detalla que los acusados, M. R., O. G. y S. A., junto con otros dos individuos cuya identidad es desconocida, se dirigieronla mañana del 19 de junio de 2015 en un vehículo propiedad del segundo a una vivienda localizada en Illescas. M. R. y S. A. accedieron mediante escalo al patio interior de la vivienda y esperaron a la moradora, que había ido a llevar a los hijos al colegio junto con su madre. O. G., mientras, vigilaba la llegada de las residentes. Cuando llegaron las mujeres, M. R. y S. A., junto con los individuos de identidad desconocida, las abordaron y taparon los rostros. Durante una hora, empezaron a buscar el dinero. La madre se quedó en el garaje custodiada por uno de ellos con una pistola.
quedarse con 150.000 euros. A la moradora se la llevaron maniatada y amenazada con un arma por todas las estancias de la casa. Mientras, sustraían joyas y otros efectos. No obstante, se pusieron violentos porque no daban con los 150.000 euros y la amenazaron con cortarle los dedos e introduciendo en la boca el cañón de una escopeta de caza de la familia.
Los acusados consiguieron hacerse con el dinero que la familia escondía en una mochila en la habitación de los hijos y se apoderaron de esos 150.000 euros en efectivo, así como un vehículo en el que huyeron, joyas, relojes y diferente tecnología móvil.
Los agentes de la Guardia Civil practicaron el 19 de enero de 2016 registros domiciliarios en viviendas de Numancia de la Sagra y de Fuente el Saz de Jarama (Madrid) y encontraron cannabis y objetos sustraídos durante el robo, tales como el ordenador portátil, la caja del reloj Lotus vacía y 12.100 euros distribuidos de forma coincidente con el fraccionamiento del dinero sustraído y oculto en sobres entre la ropa de los tres acusados por receptación. Desde ese mismo día, M. R. y O. G. se encuentran en prisión, donde acabó finalmente también S. A. desde el 21 de marzo del año 2017.
La madre de los niños sufrió por este asalto hematomas en las manos y brazos, dolor cervical y lesiones psíquicas, para cuya recuperación precisó de 15 días. La abuela sufrió, por su parte, lesiones psíquicas.