Tejido industrial de Talavera, el más denso de la provincia

Á. de la Paz
-
Polígono Industrial de Cazalegas

La ciudad de la cerámica acumuló 572 empresas dedicadas al sector secundario por las 498 que lo hicieron durante 2017 en Toledo. Destaca la importancia de las manufacturas y las transformadoras

La red industrial más poderosa de la provincia se sigue articulando alrededor de Talavera. La ciudad de la cerámica registró la actividad de 572 compañías dedicadas a este conjunto de labores, la cota más alta en la demarcación provincial toledana. La cifra, que data de 2017, evidencia la fortaleza de la localidad ribereña en este ámbito, una seña de identidad de la ciudad en el último medio siglo. La pujanza de la industria, aun minimizada por la crisis económica y el parón en determinados ámbitos, sigue presente en la localidad.
Las manufacturas representan un importante aporte dentro de la industria talaverana. Un total de 363 empresas tienen estas actividades como objeto social. También es notable el peso que tienen las industrial transformadoras de metales y mecánica de precisión: hasta 142 compañías tributaron en la ciudad de la cerámica por este motivo. En ambos campos, también en el relacionado con las industrias extractivas (de minerales, derivados energéticos y químicas), Talavera es líder dentro de la provincia.
La capital de Castilla-La Mancha, por su parte, roza el medio millar de empresas dedicadas a este sector de la economía. Toledo es la segunda ciudad de la provincia en este apartado. El comportamiento de la sede de las administraciones autonómicas y provinciales reproduce una tendencia habitual en las ciudades que albergan alguna capitalidad: la fortaleza y el dinamismo de su economía se basa en el desarrollo (más acentuado aún) de los servicios y la producción tiende a terciarizarse y centrarse en las labores relacionadas con el comercio, el transporte y las labores administrativas. En el caso de Toledo, además, confluyen un importante motor turístico con la falta de suelo para renovar y ampliar la capacidad industrial de la ciudad.
La ciudad de Toledo suma doce industrias dedicadas a la energía y el agua, el tope en la provincia. Supera a Talavera en las industrias transformadora, aunque su tamaño es sensiblemente más reducido entre las que se dedican a las manufacturas. En la capital regional tributaron 498 industrias en 2017 frente a las 572 de la ciudad de la cerámica.
Illescas se situó como la tercera localidad con mayor actividad industrial. Hasta 320 sociedades dedicadas al sector secundario ejercieron alguna labor gravada por el fisco en la cabecera sagreña. El carácter fabril de la comarca se mantiene: la crisis de los tradicionales negocios cerámicos y del mueble ha sido remplazada por el auge de sectores auxiliares (y proveedores) de la logística, el transporte y la aeronaútica. La industria transformadora del metal y los mecanizados tienen en esta zona uno de sus principales polos en Toledo: Illescas reunió 122 empresas con este objeto social (por las 152 de Toledo o las 142 de Talavera), Yeles sumó 67 y Yuncos otras 57 más. En la zona septentrional toledana destacan las notables aportaciones de Seseña (190 empresas industriales totales), Yuncos (162), Casarrubios del Monte (157) y Yeles (153).
El grueso de la industrial en la provincia se concentró en torno a las localidades más pobladas. Destacan aquellos municipios con una tradición secundaria mantenida a lo largo de las décadas, como es el caso de Fuensalida (156), Torrijos (140) Villacañas (140) y Madridejos (125).