Morir en Toledo es una 30% más barato que la media española

Á. de la Paz
-

El precio estimado de un sepelio en la ciudad, según el cruce de datos de sendos informes de la OCU y Unespa, se sitúa alrededor de los 2.550 euros. Aumentan las incineraciones

Morir en Toledo es una 30% más barato que la media española - Foto: Yolanda Lancha

Un estudio elaborado por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) en 2013 estimó el coste de un «sepelio discreto» en 3.545 euros. La cifra agregaba el precio de los servicios para el tratamiento del féretro, una sala de tanatorio, flores, gestión documental, traslado al cementerio e inhumación o cremación. En aquel documento, la OCU no ofreció datos relativos a Toledo, su provincia ni de ninguna de las localidades que forman parte de la misma.
La Asociación Empresarial del Seguro (Unespa), por su parte, apunta a que la cuantía que cada toledano ha de desembolsar para sufragar un funeral es un 29,2% más baja que la media nacional. El informe ¿Quién paga más por la muerte en España?, elaborado con datos de 2017 y 2018, no ofrece ningún valor absoluto. Desde Unespa explican la dificultad de encontrar un coste medio exacto y aluden al diferente precio que tienen un entierro mediado por un seguro de decesos al de otro que se ha de financiar íntegro tras el momento del óbito.
Desde Unespa aseguran que la cifra ha sido omitida deliberadamente por ser la resultante poco esclarecedora. La patronal recuerda que dos de cada tres sepelios tienen la cobertura de un seguro de decesos. La capacidad negociadora de estas empresas mayoristas les facilita un precio mucho más reducido que el que pueden conseguir aquellos compradores individuales que solicitan un único servicio.
Si se recogen tanto el precio medio estimado por la OCU en 2013 como el porcentaje que Unespa calcula para Toledo (-29,2% respecto a la media española), el coste del entierro en la ciudad se sitúa alrededor de los 2.550 euros.
La posición de la capital regional dentro del conjunto de ciudades españolas con una población superior a los 50.000 habitantes es una de las más favorables para el bolsillo de los ciudadanos. Respecto a la media de este grupo, el coste de la muerte en Toledo es casi un 35% más barato. Este porcentaje es unas décimas mejor en la categoría de localidades que cuentan con más de 75.000 empadronados.
Rivas Vaciamadrid, Madrid y San Sebastián de los Reyes, los tres en la Comunidad de Madrid, son los municipios españoles donde el sepelio es más caro. Arona (en la provincia de Santa Cruz de Tenerife), Vitoria y Toledo son, por su parte, los más baratos. El precio en la provincia es un 24,6% más bajo que la media nacional. Un sepelio en Talavera es un 9,6% menor al promedio español.
CREMACIÓN EN ALZA. El enterramiento tradicional pierde terreno frente a la pujanza de la incineración. La eclosión de la práctica de la cremación destaca especialmente en aquellos núcleos urbanos de mayor población. En la capital regional, la distancia se estrecha. «Si hace unos años la proporción era de nueve [entierros] a uno [incineración], hoy tenemos una ratio de seis a cuatro y tendiendo al 50%», explica José María San Román, responsable de Servicios Funerarios San Román. Su empresa, con casi dos siglos de actividad en Toledo y la provincia, cierra cada año más sepelios con este método, con un aumento del 10% anual.