Luque y Lorenzo, primeros triunfadores de 2020

Mario Gómez
-

El toledano Álvaro Lorenzo acompañó en hombros a un gran Daniel Luque tras aprovechar de forma inteligente a sus oponentes. El torero de Gerena mostró una gran capacidad y un gran momento

El toledano Álvaro Lorenzo abandonó el coso en volandas junto a Luque. - Foto: Espacios Natalia 360°

Si el dicho de quién golpea primero golpea dos veces es cierto, Daniel Luque y Álvaro Lorenzo, que auparon en hombros sus nombres en la primera feria del año, pueden anotarse ese dicho.
Fue en la serrana localidad madrileña de Valdemorillo, donde ante un gran encierro de la charra divisa de Montalvo, el toledano sumó un nuevo festejo y comenzó así su temporada europea 2020.
Lorenzo, se topó ante un buen lote que le permitió realizar un toreo clásico y con fundamento. Exprimió al máximo ambos oponentes y supo medir los tiempos de ambas faenas para administrar con mucho acierto lo que cada momento se requería para lograr el efecto deseado. Tiempos y espacios, conjugó Lorenzo en ambas actuaciones para ir acortando las distancias a medida que avanzaban las faenas, mostrando su solvencia tanto en el toreo fundamental como en el efectista, de mayor calado en el público. Logró cortar una oreja a cada uno de ellos, premios suficientes para abandonar el coso de La Candelaria en volandas.
Golpe de Lorenzo y zarpazo de Daniel Luque. La actuación del de Gerena es para tener en cuenta. Pronto mostró sus intenciones al abrirse de capa ante el primero de la tarde. Un gran ejemplar de Montalvo, bajo de agujas, que embistió con muchísima suavidad y clase a las telas del sevillano. Luque, que volvió a evidenciar su gran y muy variado manejo del capote a la vez que clásico, instrumentó unas verónicas de mano muy baja y mucho gusto. Ya con la muleta volvió a mostrar el gusto que atesora en sus muñecas (destacando al natural) para lo cual se encontró ante un animal de exquisita humillación y recorrido ante el cual, no sin susto, mostró el momento tan inspirado que atraviesa. Una gran estocada puso en su mano los dos primeros trofeos de su temporada española. El cuarto bajó un poquito el listón de su hermano, pero aun así, Luque pudo volver a cuajarlo con el capote y con la muleta. Otra faena importante de este torero en una plaza a las puertas de Madrid, en la que sumó un trofeo más, abandonando el coso en volandas y erigiéndose como uno de los primeros grandes triunfadores de este inicio de temporada.
El peor del encierro lo sorteó en segundo lugar Alberto López Simón. Ante un animal que le faltó recorrido y transmisión el torero de Barajas estuvo aseado quiso hacer un esfuerzo. Ante el quinto, al que logró extraer todo el fondo toreando de forma efectista y de calado entre el público, paseó un trofeo como premio a su tarde.