Ruidosa protesta de Geacam para que se firme su convenio

J.A.J
-
Ruidosa protesta de Geacam para que se firme su convenio

Empleados de la empresa autonómica de prevención y extinción de incendios forestales se manifiestan en Toledo para reclamar al actual Gobierno de Emiliano García-Page y al "Gobierno entrante" tras los comicios que asuman el acuerdo laboral.

Los responsables de CCOO y UGT, Ángel León y Luis Manuel Monforte, han recordado que la firma del convenio, pese a que estaba ultimado tras dos años de negociaciones, ha quedado paralizada por la Dirección de Geacam con el pretexto de la falta de disponibilidad de fondos en los actuales presupuestos de la Junta, actualmente prorrogados. Esta explicación no convence a los dos sindicatos, los cuales reclaman este convenio para equipararse con otras empresas públicas de gestión forestal en otras autonomías y corregir los recortes en condiciones laborales que arrastran desde el anterior Gobierno regional del PP.

 

Ambiente festivo y 'toque' de la Policía.

Eso sí, las críticas de la plantilla de Geacam van dirigidas al actual Gobierno del PSOE. "Emiliano, escucha, Geacam está en la lucha", coreaban apelando al actual presidente de la Junta las decenas de trabajadores de la compañía (unos 400, según los convocantes de la manifestación). Estos se concentraron en un lateral de la Plaza de Zocodover, al estar el centro ocupado por una Feria del Libro, y desde allí desfilaron hasta la Plaza del Ayuntamiento de la capital regional.

La marcha se celebró en un ambiente festivo y, sobre todo ruidoso, por el uso de silbatos y sirenas por los manifestantes junto al estruendo de los petardos y el zumbido de las motosierras, una de las herramientas habituales de los operarios de Geacam. Tampoco falto el color de las bengalas de humo, otro de los útiles de los empleados de extinción de incendios. Aunque esto les costó a los convocantes un toque de atención por parte de la Policía Nacional, cuyos agentes reclamaron que cesara su empleo ya que el pigmento que desprenden las bengalas ensuciaba el entorno, protegido patrimonialmente como el conjunto del Casco Histórico toledano.

Aunque algún viandante manifestó su desagrado por el ruido y el olor a fulminante que dejó la protesta en la Plaza de Zocodover, la gran mayoría de los espectadores siguieron con curiosidad la protesta, desde turistas extranjeros a participantes en despedidas de soltera que no dudaron en hacerse una foto de recuerdo con los operarios de Geacam.