Talavera, una recuperación muy lenta

Leticia G. Colao
-

La caída de población en la ciudad y su comarca protagonizan las consecuencias de una crisis económica que se ha cebado especialmente con esta parte de la provincia. En el primer trimestre de 2019, Talavera ha vuelto a perder 286 vecinos

Talavera, una recuperación muy lenta

La situación de Talavera y su continuo descenso de población en los últimos años son un claro ejemplo de la crisis económica que ha azotado especialmente a esta parte de la provincia. La ciudad y su comarca, unidas inexorablemente en lo bueno pero también en lo malo, protagonizan en Toledo las consecuencias de lo que se ha llamado ‘La España Vaciada’ con numerosos municipios con un censo inferior a los mil vecinos, la mayoría con menos incluso de 500.
Talavera ha sufrido especialmente esta despoblación y así lo corroboran año tras año los datos del padrón municipal y su confirmación un año después en el INE, aunque en los últimos meses se han podido ver pequeños ‘brotes verdes’ que no terminan de consolidar. Así ha ocurrido recientemente en las cifras aportadas por el padrón de la ciudad, donde se contabilizan 84.125 vecinos a 1 de abril, o lo que es lo mismo, 286 vecinos menos durante los tres primeros meses de 2019. Sigue cayendo, pero más lentamente.
Las cifras de población del Instituto Nacional de Estadística a 1 de enero de 2018 sitúan el número de habitantes de la ciudad en 83.009. Se trata de la cifra más baja de los últimos doce años y a la que se ha llegado después de seis años encadenados de pérdida de habitantes. A pesar de que desde el año 1996 -el primero del que ofrece datos el INE y relativos en ese caso al 1 de mayo- y hasta el año 2010 la población no dejó de crecer, en algunos casos incluso de manera muy pronunciada, ya el año 2011 comenzó un caída aún sin parada.
Sin embargo, en el recuento efectuado en enero de 2012 se volvió a corroborar un incremento de población, situándose entonces en 88.755 habitantes. Fue algo momentáneo, puesto que nuevamente el año 2013 se estrenó con un descenso del número de empadronados en Talavera, tendencia que se ha mantenido hasta el último dato publicado por el INE.
De hecho, el padrón del Instituto Nacional de Estadística con fecha 1 de enero de 2017 convirtió ya en oficial lo que era una realidad desde hacía tiempo. Guadalajara y Toledo adelantaban a Talavera y ocupaban el segundo y tercer lugar tras Albacete, en número de habitantes.

«desatención». Desde la Mesa por la Recuperación de Talavera y Comarca, con Aurelio de León al frente, señalan que la despoblación es «la consecuencia de la desatención». Así, considera que el abandono al que se ha visto sometida esta comarca se ve reflejado no sólo en el descenso evidente de vecinos que marchan a otras tierras en busca de un futuro mejor y especialmente, de mejores oportunidades laborales, sino también en las principales demandas del colectivo. 
Aurelio de León hace suyas las reivindicaciones de la Mesa que ha sacado a la calle hasta en tres ocasiones a buena parte de la ciudad y la comarca, y exige mejores infraestructuras y mejores comunicaciones con especial protagonismo para la «tercermundista» red ferroviaria. Esto traería consigo la llegada de empresas, especialmente del área industrial y la tan ansiada plataforma logística, y con ello la creación de empleo. La potenciación de los servicios públicos, educación, sanidad y administraciones que eviten desplazamientos a la capital toledana, también ayudaría. A esto deben sumarse medidas de discriminación positiva como una fiscalidad reducida para empresarios y vecinos, que devuelvan a Talavera a la situación inicial, a la de una ciudad con una «privilegiada y estratégica ubicación» en el centro de España, cruce de caminos y cabeza comarcal.