Valoran que las Cortes mantengan la unidad por la mujer

L.G.E.
-

La secretaria de Igualdad del PSOE de Castilla-La Mancha previene de los partidos de ultraderecha «que ponen en entredicho» esta lucha y también de los que se construyen un «feminismo a medida»

Valoran que las Cortes mantengan la unidad por la mujer

En las Cortes regionales suele haber unanimidad cuando se presentan informes sobre violencia de género, se acuerdan declaraciones institucionales por la mujer o se legisla en materia de igualdad. Es algo que viene sucediendo desde hace años, pero la portavoz del PSOE en temas de mujer en las Cortes, Rosario García Saco lo ha valorado hoy especialmente, pues es «una fotografía que no se está dando en otros parlamentos».
García Saco insistió en que «tenemos que seguir luchando por tener una sociedad más justa y más igualitaria, libre de violencia de género». Valoró especialmente que en estos momentos el Gobierno regional esté aumentando el presupuesto para el Instituto de la Mujer y los centros de las mujer, que «es el recurso más cercano para las mujeres de los pueblos». Y ahí recordó que en tiempos de Cospedal sí se recortó.
La secretaria de Igualdad del PSOE de Castilla-La Mancha, Montserrat Muro, avisó de que, pese a que en las Cortes hubo unidad, en estos momentos están compartiendo espacio político en diversas instituciones con «partidos que ponen en entredicho esa igualdad». Señaló directamente a la «ultraderecha que niega la violencia machista». Y también dejó un recado a otras formaciones políticas, a las que acusó de prepararse un «feminismo a medida».
Muro declaró que el «PSOE está y estará reivindicando, saliendo a la calle» porque asegura que el feminismo está en el ADN. Apuntó que hay muchos motivos para salir este 8 de marzo, como la violencia de género, con un arranque de año con la «cifra alarmante» de catorce víctimas mortales, la brecha salarial o los techos de cristal.
«Esta desigualdad lleva a generaciones de mujeres pobres», avisó Muro, que avanzó que esta discriminación presente se traduce en las pensiones futuras. «No estamos pidiendo nada del otro mundo, sino igualdad», reclamó.