La piscina cubierta no se abrirá hasta la próxima temporada

La tribuna
-
La piscina cubierta no se abrirá hasta la próxima temporada

El Ayuntamiento permanece a la espera del informe de Salud Pública que determine las actuaciones a llevar a cabo tras la aparición a principios de mes de un protozoo

redacción / toledo
El 7 de junio de 2018, la piscina cubierta ‘Siglo XXI’ en Torrijos se cerraba al público ante la aparición de lo que luego se supo que era la ‘ameba comecerebros’, que provocó el primer caso en España de infección de la meningitis amebiana primaria (MAP) a una menor.
A finales de octubre, y tras varios meses cerrada en los que se llevaron a cabo reformas por el Ayuntamiento valoradas en alrededor de 100.000 euros, se volvía a abrir al público esta instalación que el 5 de abril de este año volvía a quedar clausurada. La aparición en el vaso pequeño de un protozoo en su primera fase de desarrollo, denominada de quiste, antes de alcanzar su fase adulta, la única etapa donde podrían producirse contagios, aclaraban los responsables municipales, hizo que se optara nuevamente por el cierre de las instalaciones que desde el primer contagio han tenido un tratamiento especial y, según detallaba el primer edil, los análisis se están realizando de manera más continuada que en cualquier otra piscina castellano-manchega.
Ahora, y por las fechas en las que se ha producido esta nueva incidencia, considera el alcalde de Torrijos, Anastasio Arevalillo, que la piscina cubierta de Torrijos no volverá a abrirse hasta la próxima temporada, en octubre. De momento siguen a la espera del informe que están realizando tras la recogida de muestras desde el departamento de Salud Pública de la Consejería de Sanidad, un documento que cuando llegue será la base de las actuaciones a llevar a cabo por parte del Consistorio.
Porque, apunta Arevalillo, aunque se han realizado actuaciones que consideraban suficientes para solucionar el problema con una fuerte inversión y extremando los controles, «quizá haya que hacer algo más. No sabemos qué ha podido pasar y quizá haya que hacer una desinfección más profunda o de otro tipo...». Así, el informe de Sanidad determinará las actuaciones que haya que llevar a cabo para asegurar el perfecto estado de estas instalaciones para el uso y disfrute de los torrijeños.
Desde que se reabriera -en octubre de 2018- en la piscina se realizaban periódicamente  estrictos controles cuyos análisis han dado siempre resultados óptimos, salvo en los últimos. Al parecer, según explicaron los responsables municipales, de los treinta tipos de amebas en los cuales el organismo detectado (el protozoo) podría transformarse al crecer, solo una de ellas es peligrosa. «Aún así, siguiendo con la recomendación -que no obligación- de cierre por parte de la Consejería de Sanidad, el Ayuntamiento de Torrijos ha preferido ser precavido y ha procedido inmediatamente a su cierre».