La población de la provincia de Toledo sigue su descenso por tercer año consecutivo

J. Monroy | TOLEDO
-
La población de la provincia de Toledo sigue su descenso por tercer año consecutivo

Durante 2014, la provincia perdió más de cuatro mil habitantes, con lo que vuelve a cifras de enero de 2010, hasta alcanzar los 692.124 empadronados.

jmonroy@diariolatribuna.com

La provincia de Toledo no es ajena a la paulatina pérdida de población que está sufriendo España desde enero de 2012. Si en aquella fecha los residentes en la provincia eran 705.583 (46.818.216 en toda España), a 1 de enero de 2015, esta cifra ha descendido hasta 692.124 (46.439.864), culminando así tres años de descenso consecutivo. Así lo indican los datos oficiales que ha hecho públicos esta semana el Instituto Nacional de Estadística (INE), que recogen la población registrada a principios de año. A esa fecha, Toledo había perdido 4.436 personas respecto al inicio del año anterior. Lo curioso es que la cifra de españoles no sólo no ha seguido la misma tendencia, sino que a pesar de ha desacelerado su crecimiento, sigue aumentando, hasta los 627.991 a 1 de enero. Lo cual quiere decir que el descenso de habitantes se ha producido, sobre todo, entre los inmigrantes.
Toledo alcanzó su población máxima precisamente a principios de 2012, fecha en la que se ponía fin con  705.583 habitantes a un crecimiento ininterrumpido. Según estas estadísticas oficiales del INE, en enero de 2002 la provincia tenía 41.035.271 habitantes, y desde entonces al menos el crecimiento había sido ininterrumpido, aunque sin duda que la tendencia viene de mucho más atrás. Tras el descenso sufrido durante 2014, la población toledana se sitúa en unas cifras muy similares a las de comienzos de 2010.
A pesar de todo, Toledo continúa siendo la provincia con más habitantes de Castilla-La Mancha, por encima de los 514.543 de Ciudad Real, los 395.007 de Albacete, 254.388 de Guadalajara y los 206.853 de Cuenca. En todas ellas, el descenso de población ha sido continuada desde enero de 2012, aunque en Cuenca se había iniciado ya en 2010. En el conjunto del estado, Toledo es la vigésimo segunda provincia con más habitantes, por encima de Almería y por debajo de Guipuzcua.
A 1 de enero, había en Toledo había 350.521 hombres y 341.603 mujeres. Son casi nueve mil hombres más. Esta diferencia, que comenzó a hacerse cada vez mayor a partir de 2002 (el año comenzó con mujeres que hombres) llegó a su punto álgido a principios de 2008, cuando la diferencia era de 12.735 personas.
Por edades, el grueso de la población en Toledo tiene entre 25 y 45 años. Las estadísticas evidencian el paulatino envejecimiento de la población. Durante el último año, nacieron o llegaron a la provincia 6.418 bebés de menos de doce meses. El gráfico, con más forma de hucha que de pirámide, desciende ligeramente hasta los niños de nueve años (6.093) y asciende hasta los 29 (10.291 habitantes). A partir de ahí, la población vuelve a descender, muy gradualmente. Así 5.767 personas de 72 años, por ejemplo. Destacar que sobreviven 65 personas con más de un siglo de edad.

Hay más españoles. En la provincia de Toledo viven sobre todo personas de nacionalidad española, que alcanzan los 627.991. El número de nacionales continúa creciendo ininterrumpidamente, a pesar de que este aumento se desacelera. Eso quiere decir que el descenso poblacional se da entre los inmigrantes.
Entre el resto de nacionalidades, los europeos comunitarios suman 30.729 y los no comunitarios 1.366. Los africanos alcanzan los 30.729, los sudamericanos 9.642, con 394 personas de América del Norte y 9.642 de América Central y Caribe. Hay 3.172 asiáticos, con 31 nacidos en Oceanía, y cinco persona apátridas. La diferencia entre hombres y mujeres se da sobre todo entre nacionales.