scorecardresearch

Media España encara el puente sin apenas restricciones

Agencias-SPC
-

El país se encuentra ya en «riesgo bajo», con menos de 50 casos por cada 100.000 habitantes, por lo que ocho regiones han levantado todas las limitaciones menos la mascarilla en interiores

El ocio nocturno ha vuelto a abrir sus puertas en los últimos días en autonomías como Cataluña - Foto: Lorena Sopêna

Hoteles casi llenos, playas a rebosar, carreteras colapsadas, estaciones de trenes y autobuses repletos de maletas... España se va de puente y lo hace con imágenes que se asemejan a la vieja normalidad, aquella que no estaba marcada por palabras como pandemia, coronavirus, mascarillas y restricciones. De hecho, medio país encara estos días festivos libres de casi todas las limitaciones impuestas por la COVID, de las que se liberan más de 21 millones de personas, al haberse eliminado en ocho comunidades autónomas todas las medidas que estaban en vigor, excepto la mascarilla, para frenar la crisis sanitaria, entre ellas la prohibición de bailar en las discotecas. 

Con más del 77 por ciento de la población vacunada con la pauta completa (más de 36,8 millones de personas), la incidencia acumulada se situó ayer en 48,18 casos por cada 100.000 habitantes en 14 días -con 2.309 nuevos contagios y 77 muertes notificados por Sanidad en las últimas 24 horas-, por lo que España está ya en una situación de «riesgo bajo» de transmisión. Unos datos que certifican que, poco a poco, se está ganando la batalla al virus, lo que permite levantar las limitaciones impuestas hace más de un año y medio. 

De esta manera, Asturias, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Comunidad Valenciana, Extremadura, Madrid, Navarra y País Vasco son las ocho regiones que han concluido ya el proceso de desescalada iniciado hace unos meses, lo que les permitirá vivir un puente sin apenas limitaciones, aunque el uso obligatorio de la mascarilla en interiores (que según Sanidad seguirá vigente hasta la próxima primavera) y las medidas de higiene personal (distancia de seguridad y utilización de gel hidroalcohólico) continuarán siendo las grandes aliadas para evitar los contagios. Otras autonomías como Andalucía o La Rioja están a un paso de eliminar las restricciones, mientras que comunidades como Canarias, Cantabria o Murcia, así como Ceuta y Melilla, mantienen algunas limitaciones de aforo y de horario, pero también están a un paso de la normalidad.

Antes de afrontar estos días festivas, algunos territorios ya han comenzado esta semana a flexibilizar su normativa anticovid. Así, las principales novedades se han dado en Cataluña y Baleares, que hasta ahora era las comunidades las más rezagadas a la hora de relajar las limitaciones: ambas regiones han ampliado los aforos de la hostelería y han reabierto totalmente el ocio nocturno, aunque es necesario presentar el pasaporte COVID -que garantiza contar con la pauta completa de vacunación- para acceder a los locales.

Mismo requisito que se exige en Galicia a los clientes que quieran entrar a las discotecas más allá de las tres de la mañana y que, al igual que las anteriores autonomías, cuenta con el aval de los tribunales de Justicia. La comunidad gallega ha sido la segunda en entrar en la fase de «nueva normalidad», en la que también se encuentra el Principado de Asturias, al estar por debajo de los 25 casos de coronavirus por cada 100.000 habitantes.

Por su parte, Madrid, Cataluña, Baleares y la Comunidad Valenciana han recuperado esta semana las pistas de baile en las discotecas y el ocio nocturno, sumándose a  regiones que lo habían hecho antes. 

 

Auge del turismo

Esta situación cercana a la normalidad se reflejará, principalmente, en el turismo y la hostelería, con una notable incidencia en los desplazamientos por carretera y ferrocarril, así como en los aeropuertos. La Dirección General de Tráfico prevé 7.250.000 desplazamientos por las carreteras españolas durante el puente del 12 de octubre que, para esta institución, arrancó ayer a las cuatro de la tarde, cuando ya se pudieron ver las primeras retenciones en las salidas de las grandes ciudades y en las entradas de las localidades costeras.

Por su parte, Renfe, una vez acabada la huelga de maquinistas, ha reforzado la oferta de plazas, mientras que AENA calcula que las operaciones en los aeropuertos españoles aumentarán un 21 por ciento con respecto a 2019 y un 156 por ciento en comparación con 2020, ya en plena pandemia.

En este sentido, las patronales hoteleras de diversas comunidades autónomas anuncian ocupaciones por encima del 80 por ciento en un puente en el que, además, el tiempo acompañará: no se prevén lluvias durante las próximas jornadas.