La judería estrena señalización

i. g. v. / toledo
-
La judería estrena señalización - Foto: Cristina Fernandez

Más de 500 azulejos de cerámica, realizados por alumnos de la Escuela Taller, marcan el recorrido por el barrio judío. La concejal de Turismo asegura que en septiembre se iniciará una segunda instalación con más placas.

Es una de las joyas de la ciudad, aunque quizá no ha estado siempre «lo suficientemente explotada», en el buen sentido, claro. Al menos eso cree la responsable de Turismo en el Ayuntamiento capitalino, Ana Isabel Fernández Samper, quien asegura que dentro del objetivo municipal de crear un «producto especializado» que identifique Toledo con la cultura sefardí, la ciudad ya ha estrenado la nueva señalización del barrio judío a través de más de 500 azulejos de cerámica y color instalados en el suelo para delimitar su perímetro.
Los alumnos de albañilería de la Escuela Taller han elaborado las placas, protagonizadas por tres logotipos distintos, uno con el símbolo de la Red de Juderías de España, que recuerda a un mapa de la Península Ibérica, otro con la palabra ‘vida’ escrita en hebreo y una tercera con el símbolo de un candelabro, muy destacado en la cultura sefardí.
A pesar de que estaba prevista en junio, la instalación de las piezas se realizó durante en julio, ya que el volumen de trabajo de la Escuela Taller fue muy elevado durante el sexto mes del año al coincidir con el Corpus.
El alcalde de la ciudad, Emiliano García-Page, y la responsable de Turismo en el Consistorio inaugurarán la ‘ruta de azulejos’ en próximas fechas, coincidiendo con el inicio de la Semana Sefardí prevista para finales de agosto.
Las placas se han colocado «en lugares estratégicos para que el visitante pueda situarse y localizar geográficamente dónde se encuentra», al tiempo que se señalizan los límites perimetrales del barrio, sus lugares más emblemáticos y principales monumentos.
Tienen motivos alegóricos de la cultura hebrea y, de esta forma, además de potenciar el valor de la artesanía toledana, ya que se trata de piezas hechas a mano, también ponen en valor la riqueza patrimonial de la judería y sus espacios más destacados en nuestra ciudad.
A portan color, son muy pequeñas y «han gustado tanto» que «algunos vecinos nos piden que instalemos las placas en las fachadas de sus casas, en lugar de en el suelo», explica Samper, quien además cuenta como anécdota que los azulejos «son tan bonitos» que durante los primeros días de instalación algunos turistas «se los llevaban» e incluso «preguntaban dónde podían adquirirlos».
Además, la edil explica que el coste de la instalación ha sido «muy bajo para lo que implica», unos 1.600 euros, y añade que probablemente durante el mes de septiembre se iniciará una segunda instalación con más placas.
Y es que, los 500 azulejos se han quedado cortos y ahora mismo están señalizadas las zonas «más turísticas» pero quedan «otros rincones» de la judería, que aunque son «menos conocidos, también son importantes».

Iluminación y semana sefardí. Esta medida forma parte del producto turístico ‘Toledo Judío’ puesto en marcha recientemente por el Consistorio y que incluso una web específica ‘toledojudio.com’ con información detallada sobre actividades, exposiciones, talleres o rutas.  
También incluye actividades culturales, como el programa ‘Encuentros en la Judería’, y contempla intervenciones en el patrimonio para promocionar esta zona de la ciudad.
Otra de las iniciativas clave para poner en valor la judería consiste en su iluminación artística perimetral. Sin embargo, el Ayuntamiento aún se encuentra buscando financiación privada para poner  en marcha el proyecto, presupuestado en 30.000 euros a la baja, que la edil espera poder sacar adelante antes de que finalice el año, un extremo que aún no está confirmado.
El día 30 de agosto se inaugurará la cuarta edición de los Encuentros de la Judería, que volverán a ofrecer la posibilidad a todo aquel que se acerque, de adentrarse en el mundo de la música, el arte y la gastronomía sefardíes. Las actividades se prolongarán hasta el 2 de septiembre, con novedades como una exposición callejera, compuesta por 14 lonas, dedicada a los judíos conversos en el Paseo del Tránsito.