«La discapacidad es siempre lo último que se aborda»

J.Monroy
-
«La discapacidad es siempre lo último que se aborda» - Foto: David Pérez

El Ayuntamiento ya ha retomado la remodelación del paso de cebra del cruce de la calle Guadarrama, una obra que David Lucha lleva años exigiendo

Se supone que el Polígono, como barrio más moderno (aunque su urbanización primitiva puede ser de hace cincuenta años) es de los que tiene menos problemas de accesibilidad. Sin embargo, basta acompañar a David Lucha, vecino del barrio con una discapacidad visual, para descubrir que no es así. Hay barreras arquitectónicas por todos lados o escalones muy traicioneros. Son tantas las cuestiones, apunta, que si se pusiera «tiquismisquis» y reclamara soluciones al Ayuntamiento no terminaría nunca. De momento, ha comenzado a pedir una señalización correcta de los pasos de cebra con el pavimento de botón. La Asociación de Vecinos El Tajo, a la que pertenece Lucha, ha pedido al Ayuntamiento y va a solicitar a todos los partidos que haga un plano del Polígono con todos los pasos de cebra mal indicados para ciegos, que son muchos, para que los arreglen. Porque son muchos los que presentan problemas.
Las franjas de adoquines rojos ‘de botón’ son un suelo que avisa a un discapacitado visual de la presencia del paso de cebra, y también lo guía hasta lo más cerca posible de la fachada, que es por donde más tarde van a poder circular con mayor facilidad gracias a su bastón. El problema es que, en muchas ocasiones, esta franja no está, o está mal puesta, por lo que la persona que va con su bastón no la detecta, o al cruzar se queda en medio de la calle, sin ninguna referencia clara que le marque por dónde seguir adelante.
Para que funcionen correctamente, las franjas rojas deben adentrarse en la acera, hasta la próxima pared o borde del jardín, que sirva de referencia a la persona con discapacidad. Sin embargo, muchas veces no está siendo así, incluso en un barrio más accesible, como el Polígono. Lucha, junto a unos compañeros de la Asociación de Vecinos el Tajo (agradece especialmente su labor a José Antonio Maldonado y Antonio Galán), se fijaron hace tiempo, por ejemplo, que en la avenida de Boladiez los pasos de cebra tenían a cada extremo el pavimento de botón, pero este no se extendía hacia el interior de la acera, sino que se quedaba en el borde de la misma.
En enero de 2017, la Asociación de Vecinos remitió al Ayuntamiento esta situación. Primero se lo remitió a la Consejería de Accesibilidad, de la que Lucha no tiene demasiado buen concepto por su funcionamiento, «y la verdad que entre las largas que daban y que en los consejos de Discapacidad y Política Social se iba metiendo el tema y no se daba solución», al final en 2018 pasó a Obras.
Esta Concejalía ha abordado el problema a principios de año. Pero cuál no iba a ser la sorpresa de Lucha y sus compañeros de la Asociación de Vecinos al descubrir, por una casualidad, que la obra no se ha completado. El paso del cruce de Guadarrama, junto a la rotonda ‘de los patos’, entre la Guardería y las viviendas bioclimáticas, está todavía sin hacer, cuando la obra ya se ha ido. Sólo ha concluido en uno de los dos sentidos. La indignación de Lucha es que «no puede ser, primero, que se tarden dos años en hacer las cosas, y no puede ser que se dejen cosas sin hacer». Todo ello le lleva a la conclusión de que «la discapacidad es siempre lo último que se aborda, y más la discapacidad visual».
Porque lo ocurrido en la rotonda de los patos podría quedarse en una anécdota si no fuera porque se enmarca en un barrio que ciertamente ofrece muchos problemas a las personas con discapacidad visual, y no llegan soluciones. Porque, por ejemplo, apunta Lucha, en la reciente obra del paseo de Federico García Lorca no se ha hecho caso a las recomendaciones de los discapacitados, como ya denunció ONCE. Y realmente, en el Polígono existen pocos pasos de cebra bien indicados, varios de ellos, sin salir de la avenida del Río Guadarrama, que es en la que está el pasos denunciado.
Eso, sin contar con otros pasos en los que se inunda la acera con pavimento de botón, u otros en los que se hace una ‘u’ hacia la pared, «y a veces tienes un lío muy serio de cómo son las cosas». En definitiva, «hacen lo que les da la gana, porque la ONCE da una serie de recomendaciones, pero luego la administración hace lo que quiere».
«Es una cosa que no comprendo, que no entiendo», concluye Lucha, reivindicando una vez más «que las cosas se arreglen en tiempo y forma, porque ni siquiera nos beneficia que estemos cerca de elecciones».
Tarea pendiente. En realidad, parece que las labores en este paso se han retomado ya, reconoce el propio Lucha, mientras que la concejal de Obras, Noelia de la Cruz, confirmaba esta semana que el Ayuntamiento va a adecuar correctamente este mismo. Estaba previsto hacerlo hace unas semanas, con el resto de la actuación, pero surgió una cuestión más urgente y los operarios tuvieron que desplazarse, «pero van a volver a terminarla». La misma queja ya le ha llegado a la edil desde ONCE, y la respuesta ha sido idéntica.
De la Cruz comprende que las personas que, como Lucha, hacen una reclamación tan importante, quieran que se solucione rápidamente. Pero el Ayuntamiento lleva sus tiempos. El Consistorio va poco a poco adecuando el urbanismo a la accesibilidad y en las obras nuevas, cumplir la normativa de accesibilidad. El problema es que muchas veces las calles están hechas de mucho tiempo atrás, probablemente, de cuando no existía la normativa actual. De ahí que habrá que ir adaptando las calles poco a poco a esta norma. Pero, eso se lleva su tiempo.

«La discapacidad es siempre lo último que se aborda» David Pérez
«La discapacidad es siempre lo último que se aborda» - Foto: David Pérez
«La discapacidad es siempre lo último que se aborda» David Pérez
«La discapacidad es siempre lo último que se aborda» - Foto: David Pérez