El Instituto Geográfico localiza casas de Toledo que cotizan para Olías

latribunadetoledo.es
-

Los dos ayuntamientos tendrán que ponerse de acuerdo sobre la situación fiscal y la prestación de servicios públicos que afecta a buena parte de la urbanización ElBeato

En El Beato Olías suministra el agua potable y los vertidos van al saneamiento de Toledo capital a través de Aserradero. - Foto: Víctor Ballesteros

El Instituto Geográfico Nacional acaba de finalizar un trabajo cartográfico según el cual una parte importante de los chalets de la urbanización ‘El Beato’ que cotizan para el Ayuntamiento de Olías en realidad forman parte del término municipal de Toledo capital. El conflicto, por ahora pacífico, llevará necesariamente a que los dos consistorios reformen y renueven el convenio que hace casi tres décadas dio pie a la aparición de este núcleo urbano que no para de dar trabajo.
José Pablo Sabrido, concejal de Hacienda de Toledo, dice que en este caso los ayuntamientos tienen poco que discutir porque la delimitación territorial ha sido elaborada por un organismo estatal por medio de satélites que son mucho más precisos que «el sistema de mojones utilizado en 1876» y que seguía en vigor.
El problema con El Beato es que eran dos fincas unidas que pertenecen a municipios distintos pero que han recibido un tratamiento unitario como urbanización. Los propietarios, ya sean los promotores iniciales o los particulares que han ido comprando y edificando, deben mantener una relación con sus ayuntamientos en doble dirección: ellos tributan los impuestos y reciben a cambio servicios como la recogida de basura, el saneamiento o el transporte.
Aquí radican los asuntos de los que tendrán que discutir Olías y Toledo a partir de ahora con relación a los terrenos y chalets que han cambiado de empadronamiento. En principio, los funcionarios de Toledo advierten a los concejales del Gobierno municipal que a la vista del resultado de la nueva cartografía habría que empezar a pasar los recibos de los distintos impuestos locales de la capital.
Pero si la cosa fuera tan sencilla esto implicaría hacerse cargo de dar todos esos servicios públicos a los residentes, de manera que antes de dar un paso que puede salir muy caro va a entablarse una negociación con el Ayuntamiento de Olías «a ver como resolvemos la parte de las casas que pertenecen a Toledo».
Los dos servicios más complicados son la recogida de basura y el transporte urbano debido a que la distancia en kilómetros que tendrían que recorrer a diario los vehículos encarece mucho la prestación.
Lo malo es que en Olías comparten el recelo. Su Plan de Ordenación Municipal sólo menciona una vez este paraje y no precisamente con mucho aprecio: «El Beato ha producido una amplia zona verde, sin embargo su carácter periférico, lejos de la vida urbana, no ayuda a su uso cotidiano ni a su mantenimiento». Hace dos años ya hubo un precedente referido a treinta chalets del Beato pero ahora, según indica Sabrido, «son bastantes más».

Convenios de 1987 y 2005. La urbanización de la parte toledana fue aprobada en el Pleno de julio de 2005 junto a un convenio de colaboración entre los ayuntamientos de Toledo y de Olías del Rey, previamente ratificado por ambas juntas de Gobierno, «para la utilización de infraestructuras y la coordinación conjunta de servicios comunes  por un plazo de duración de veinte  años contados a partir de su firma, con posibilidad de prórroga por cinco más.
El informe del Servicio de Obras e Infraestructuras indicaba que «no solamente no existe inconveniente técnico en la suscripción del mismo, sino que incluso se considera recomendable para los dos municipios su formalización».
El convenio contemplaba «por parte del Ayuntamiento de Olías del Rey el suministro de agua potable a la Urbanización El Beato; el vertido de la citada urbanización se realizará al colector general de la red de saneamiento del municipio de Toledo. Los ayuntamientos suscriptores del Convenio se otorgan autorización para que se ejecuten las obras, ocupen los terrenos de dominio público y hagan uso de las redes de agua y saneamiento. Los gastos de infraestructura serán por cuenta del agente urbanizador. El Convenio propuesto viene a ser complemento de Convenio suscrito para el mismo fin (vertido de aguas residuales al colector general de Toledo) en el año 1987» y contaba con  el informe jurídico favorable emitido por la Unidad de Contratación de Toledo.